Montaña

- Claudio Luna

Peugeot y Loeb, camino de las estrellas

La marca del león y el pluricampeón mundial tratarán de hacer historia dentro de unas semanas (30 de junio) en una de las pruebas míticas del automovilismo: la subida a Pikes Peak. Allí buscarán establecer un nuevo récord con un espectacular vehículo de 875 kg y 875 CV con el que el francés ya ha rodado.

Nada menos que 875 CV estarán ocultos bajo el capó del Peugeot 208 T16, un prototipo de la marca francesa que ha heredado un apellido mítico de los rallyes, el de sus ancestros 205 y 405, protagonistas de muchas páginas memorables escritas en el Mundial de la especialidad y en el Dakar.

El coche, una pieza única de ingeniería, es un producto con el que todo diseñador ha soñado en alguna ocasión. Pikes Peak ofrece la oportunidad, en su categoría “Unlimited”, de dejar volar la imaginación para conseguir aquello que está por encima de todos los límites. Jean-Christophe Pallier, jefe del proyecto en Peugeot Sport, ha confesado su satisfacción al fabricarlo: “hemos disfrutado al máximo desarrollando este coche, pese a que hemos tenido que enfrentarnos a una limitación importante: el tiempo”.

De momento, solo un hombre podrá pilotar esta máquina de 875 kilos de peso, motor V6 de doble turbo y una aerodinámica de ciencia ficción: Sébastien Loeb. El francés estará a 2.865 metros de altura cuando arranque el motor de su 208 T16 el 30 de junio, y unos minutos más tarde, 1.435 metros más arriba, casi en el cielo, cerca de las estrellas…