Deporte autonómico

- Redacción

Gran éxito de la XXXV Subida a la Bien Aparecida

Andrés Vilariño, al volante de su barqueta Norma M20 FC, lograba el triunfo en la XXXV edición de la Subida a la Bien Aparecida, emblemática prueba cántabra que, de la mano de todos los integrantes de la Peña Río Vallino, se convirtió en todo un éxito organizativo, de participación y de público.

Un total de 90 pilotos venidos desde numerosos puntos de la geografía nacional e incluso desde tierras francesas acudieron a la preciosa Villa de Ampuero para vivir en primera persona lo que para muchos es algo más que una subida. Y es que la ascensión automovilística al Santuario es toda una tradición grabada en el imaginario popular, que junto con los encierros y el descenso del Río Asón ponen a Ampuero en el centro del mapa cada año.

TWITTER

Con una climatología perfecta como telón de fondo, la cuarta cita puntuable para el Campeonato de Cantabria de Montaña desarrolló su actividad en dos días. De este modo el ambiente de pilotos y máquinas se comenzó a respirar con las verificaciones administrativas y técnicas celebradas durante la tarde del viernes en la Casa de Cultura y en el CEIP Miguel Primo de Rivera respectivamente. Muchísimo público acudía para presenciar de cerca las variadas monturas que la especialidad de montaña siempre ofrece, caso de las barquetas, los fórmulas, los car cross o los turismos de toda índole, calentando ya motores para la intensa jornada del sábado.

Principales patrocinadores

La 35ª edición de la Subida a la Bien Aparecida contó con el patrocinio y apoyo total a nivel institucional del propio consistorio través de la denominación “Gran Premio Excmo. Ayuntamiento de Ampuero”. También brillaron patrocinadores de gran calado como la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria, Cantur, o las firmas comerciales privadas BECO Automoción, FIELDEAS Easy Field Services, ITM Global, Talleres Viso y Box 34. Sin estos apoyos, unidos a las pequeñas aportaciones realizadas por el resto de empresas que figuran en el cartel, sería inviable para los promotores sufragar los gastos que conlleva la competición.

Mención especial merecen los espectadores, ya que en todo momento respetaron las indicaciones del personal a lo largo del recorrido, evitando las zonas de prohibido público y acudiendo con antelación por los dos accesos habilitados. Precisamente la seguridad fue aspecto clave para la organización, reforzándose más si cabe todo el montaje de cintas, vallas, rollos de protección, cartelería...etcétera.

Todo ello derivó en un ambiente espectacular en cada curva de los 4 kilómetros de la ascensión, en las que incluso se habilitó megafonía para disfrutar de la retransmisión de radio en directo ofrecida por los compañeros de Top Motor. También la APP gratuita para dispositivos móviles ofrecida por FIELDEAS Easy Field Services, permitió al público disfrutar in situ de las noticias, tiempos online, avisos de seguridad e información general para seguir la carrera al detalle.

Gran fluidez y ausencia de incidentes

Entrando de lleno en el plano deportivo, la configuración de la carrera pasaba por una manga de entrenamientos seguida de las tres oficiales de carrera (de cuyo mejor crono se establece la clasificación final). La ausencia de incidentes, unido a la perfecta logística de la organización y dirección de carrera permitió concluir todas las pasadas en tiempo récord.

Andrés Vilariño, cuatro veces Campeón de Europa de Montaña y cinco veces de España, no daba ningún tipo de opción a sus rivales y con un mejor registro de 1:32.009 obtenido en la primera manga pulverizaba una vez más el récord de las 35 ediciones de la subida. La segunda plaza en el podio la ocupaba Dimitri Pereira a lomos de otra Norma M20. El joven piloto francés quedaba encantado con el recorrido y con la organización, deleitando a todos los aficionados con su agresiva conducción para situarse a 7 segundos de Andrés. El cuadro de honor de la general absoluta lo completó a 9’el piloto de Gernika Asier Bidaburu con su precioso Reynard RF 10. Era la primera vez que este piloto, que se encuentra en plena lucha por el título vasco frente a Aitor Zabaleta, acudía a tierras cántabras. Aunque las prestaciones de su montura se quedaban escasas frente a las barquetas, cuajó una actuación sensacional.

Vencedores por categorías

Dentro de la Copa CM Promo los cántabros fueron los grandes protagonistas, copando el piloto del Grupo Blendio Juan Antonio Castillo con su Speed Car GTR y Mario San Román a lomos del más vetusto Speed Car GT 1000 las dos primeras posiciones.

Entre los vehículos de Propulsión los Porsche GT3 en sus distintas versiones pusieron la nota distintiva en la subida, ya que contamos con numerosas unidades de los bólidos de la firma de Stuttgart haciendo las delicias de los aficionados en el trazado. Con su potencia e inconfundible sonido fueron los grandes dominadores tanto del apartado de turismos a nivel global como de las monturas de tracción trasera. El campeón de España de Montaña de Turismos de 2016 Humberto Janssens acudía desde Andalucía para convertirse en el auténtico dominador de dicho apartado, seguido a 7 segundos de Richard Echave y a 8’ del mítico Joseph Duperou a bordo del imponente BMW M3 GTR.

Por otro lado, la Copa Car Cross “Malla Talud Cantabria” resultó ser un año más uno de los alicientes a nivel de vistosidad más comentado por los espectadores. Situándose en una meritoria 11ª plaza absoluta, Miguel Ángel Herrero ganaba la categoría con su Yacar por delante de Jairo Ruiz y Javier Soto.

TWITTER

Además, Alejandro López con su Citroen Saxo VTS consiguió una trabajada victoria dentro del Trofeo Junior, haciendo lo propio entre los Clásicos de Velocidad Martxel Coterón con su voluminoso BMW M5. Tampoco podemos olvidarnos de los animosos equipos formados por piloto y copiloto que abrieron pista enfrascados en la pugna de la Copa Legend de Montaña, apartado en el que Rubén Parada y Amaia Vitoria resultaron los más precisos con el Peugeot 205.

Vencedores por clases

Pablo Rivas con Citroen Saxo ganaba la clase 1, Ramón Martínez con Peugeot 309 GTI la clase 2, Sara Fernández sobre el Peugeot 208 R2 hizo lo propio en la 3, Humberto Janssens empleando el Porsche GT3 se impuso en clase 4, Juan Antonio Castillo con Speed Car GTR se llevaba la clase 5 y, por último, Andrés Vilariño la clase 6 a lomos de la Norma M20 FC.

Durante la concurrida entrega de premios celebrada junto a la Casa de Cultura de Ampuero, la organización entregó a todos los pilotos una taza conmemorativa y también se repartieron más trofeos y detalles a criterio de la organización. Uno de ellos fue un trofeo especial al participante más lejano, en concreto para el francés Dimitri Pereira. La organización tampoco se olvidó de las damas, siendo Marie Cammares la mejor de las cuatro presentes con su Fórmula Tattus. Por último, Raúl Ruiz a los mandos de un car cross recibió el premio al mejor piloto local en el apartado de velocidad y Agustín Martínez en legend. No faltó además la nota emotiva con la entrega a los familiares y amigos de José Manuel Martínez Pontón ‘’Nel’’ y de ‘’Frangi’’ de dos dorsales número 1 firmados por todos los pilotos participantes.