Montaña

- Redacción

Dumas y el I.D. Pikes Peak, enchufados a por el récord

El I.D. R Pikes Peak completó su primera prueba en el circuito original del Pikes Peak, en Colorado, con Romain Dumas al volante del coche eléctrico.

Como todo el circuito, de la salida a la cima a 4.302 metros de altitud, es una carretera pública, el equipo solo pudo acceder a ella durante tres horas. Para prepararse para las futuras pruebas de pista y la carrera del 24 de junio, Volkswagen Motorsport ha establecido una base permanente en Colorado.

"Las noticias de Colorado son muy positivas: estamos al día de los preparativos para el I.D. R Pikes Peak, por lo que ahora podemos dedicarnos a ajustarlo y perfeccionarlo", explicó el director de Volkswagen Motorsport, Sven Smeets. "Es el resultado de un gran trabajo de equipo, inicialmente aquí, en Alemania, y ahora por parte de nuestro equipo local en EE.UU. Si continuamos trabajando desde el compromiso y la motivación, tendremos una buena oportunidad de batir un nuevo récord para los coches eléctricos el próximo 24 de junio".

Durante la primera prueba en EE.UU., el equipo se centró en la suspensión, las pruebas de neumáticos y la optimización del uso de la batería y del reciclaje de la energía de frenada. "La perfecta gestión de la energía es uno de los factores clave para lograr el récord en la categoría de coches eléctricos", explicó François-Xavier Demaison, director técnico en Volkswagen Motorsport, quien, como jefe de proyecto, es responsable del I.D. R Pikes Peak. "La primera prueba de conducción en Pikes Peak fue un éxito. Esto demuestra que nuestras simulaciones por ordenador y las pruebas de conducción en Europa no se equivocaban".

Dumas se mostró encantado después de la prueba. "El I.D. R Pikes Peak es el mejor coche que he llevado a la cima de esta montaña. La aceleración y la velocidad de curva son realmente impresionantes, y además el coche es muy práctico. Gracias al motor eléctrico, no necesito cambiar de marcha y puedo concentrarme en llegar a la meta", explicó el francés. "Por supuesto, siempre hay margen de mejora. En las pruebas de conducción que nos quedan, seguiremos optimizando los ajustes", dijo Dumas sobre los próximos días y semanas de trabajo intensivo en EE. UU. "Me conozco el circuito de Pikes Peak como la palma de mi mano, pero será la primera vez que conduciré un coche de carreras eléctrico. Aprendo con cada metro recorrido al volante del I.D. R Pikes Peak".

Para la 96ª edición de la carrera de montaña más famosa del mundo, que se celebrará el próximo 24 de junio, el piloto de Volkswagen, Dumas, tiene la vista puesta en la marca de los 8.57.118 minutos (el récord de coches eléctricos en el circuito de 19,99 kilómetros con 156 curvas, alcanzado en 2016). Esto equivale a una velocidad media de 134 km/h. El I.D. R Pikes Peak se enfrentará al desafío con un rendimiento de sistema de 500 kW (680 CV), distribuidos entre un motor eléctrico en el eje delantero y otro en el eje trasero. "Por primera vez, no tendré que preocuparme de la pérdida de potencia a gran altitud", dijo Dumas, describiendo las ventajas del motor eléctrico respecto a los motores de combustión convencionales. La baja concentración de oxígeno a grandes altitudes implica que los motores de combustión pierdan cerca del 30% de su rendimiento cuando la salida está a 2.862 metros en vez de al nivel del mar. Con cada kilómetro recorrido hasta la meta, el efecto del aire enrarecido se intensifica. En contraste, los motores eléctricos funcionan eficientemente de forma continua.