Clásicos

- Redacción

Dani Solà vence en Avilés, 13 años después

El Campeonato de España de rallyes para vehículos históricos disputó en Avilés su tercera prueba puntuable del 2019. La victoria absoluta fue para el equipo formado por el catalán Dani Solá y el asturiano Álex Noriega, primeros también en la categoría pre90 del Campeonato de España con un BMW M3.

Un triunfo muy emotivo el conseguido por Dani Solà, que se lo dedicaba a Jordi Tarrés, uno de los miembros del equipo MC Racing, la formación con la que compite en rallyes históricos, fallecido la pasada semana. Como él mismo ha contado en redes sociales, Solà ganaba de nuevo el Rallye de Avilés, prueba en la que se impuso en 2006 a bordo de un Citroën C2 S1600 llevando de copiloto a Xavi Amigo.

Prueba dura donde las haya, en Aviles, en la primera especial perdió toda opción el ganador en el rally de Asturias Histórico, Daniel Alonso. El avilesino, copilotado en esta ocasión por Salvador Belzuncés, sufrió un toque que dañó la rueda trasera izquierda de su Ford Sierra Cosworth y le impidió alcanzar la llegada del tramo de Corvera. El mejor crono fue para Manuel Muniente y Diego Vallejo, que repitieron scratch en la segunda especial y completaron la primera sección al frente de la tabla. Sin embargo, problemas mecánicos en su Peugeot 309 durante el tercer tramo les hicieron perder el liderato antes de tener que abandonar en el siguiente.

TWITTER

El primer puesto pasó entonces a manos de Dani Solá y Alex Noriega, que fueron de menos a más en su estreno en el Campeonato de España de Rallyes para Vehículos Históricos con un BMW M3. El piloto catalán y su copiloto asturiano empezaron siendo terceros en el primer tramo y ascendieron a la segunda posición en el siguiente. Un scratch en la tercera especial les situó ya en cabeza, y un nuevo mejor crono en el tramo que completaba la mañana les permitió consolidar el liderato, llegando a la asistencia del mediodía, en Avilés, con cerca de quince segundos de ventaja sobre Marcos García y Juan Ferro, cuyo Ford Sierra Cosworth mostraba en su parte trasera las consecuencias de un toque en el último paso por el tramo de Villabona.

Por la tarde, con dos secciones más, disputadas sobre los tramos de La Peral y La Corrada, se produjo el fugaz retorno de Alonso-Belzunces y Muniente-Vallejo acogiéndose a la normativa de superrallye. Los asturianos sólo pudieron completar una especial, antes de tener que retirarse en el enlace debido a problemas mecánicos en su Ford Sierra, mientras que el equipo de la UCAV también abandonó poco después a causa de un fallo en el sistema de extinción que afectó al motor de su Peugeot.

Mientras tanto, Dani Solá y Alex Noriega se repartieron los scratchs de la tercera sección con sus más inmediatos perseguidores, Marcos García y Juan Ferro, sin que cambiaran las posiciones y con la diferencia entre los dos equipos subiendo ligeramente para superar los veinte segundos a falta de los dos últimos tramos. En el penúltimo, Solá y Noriega volvieron a ser los más rápidos, dejando poco menos que sentenciado el rallye pese al mejor crono de García y Ferro en la especial que cerró el recorrido.

Finalmente, la victoria, tanto en la clasificación absoluta del 43º Rallye de Avilés como en la categoría pre90 del CERVH fue para Dani Solá y Alex Noriega con su BMW M3, seguidos a veintitrés segundos y medio por el Ford Sierra Cosworth de Marcos García y Juan Ferro. El podio entre los vehículos de homologación anterior al año 1990 lo completaron Ignacio José Díez y Miguel Ángel Fernández, cuartos de la general scratch del campeonato de España con un Peugeot 205.

En la categoría pre81 del certamen nacional el primer puesto fue para los gallegos Francisco López y Miguel Peña con un Ford Escort MKI. Los asturianos Aldo de Alberto y Eva Suárez impusieron el SEAT Córdoba WRC en la clasificación del Trofeo de España de la categoría 5.

En la prueba de Regularidad Sport del CERVH el triunfo fue para los vascos Gorka Gorroño y Mikel Oleaga, con Ford Escort MKII y en la categoría de Regularidad del certamen nacional vencieron los catalanes Antonio Verdaguer y María Jesús Mora con un Porsche 924.