WRC

- Redacción

Volkswagen quiere la última victoria del Polo R WRC en Australia

Será el último capítulo de una exitosa era en los rallyes. Volkswagen correrá con los Polo R WRC en el Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA (WRC) por última vez en Australia. Los campeones del mundo de 2013, 2014, 2015 y 2016 irán a por la victoria en el Rallye de Australia, la última cita de la temporada (17 al 20 de noviembre).

Los tres pilotos y copilotos han cosechado 42 victorias en 51 rallyes, y con 621 scratchs de 935 posibles, los integrantes de Volkswagen han marcado el mejor crono en dos de cada tres tramos de los últimos cuatro años. Otras 23 especiales y 312.98 kilómetros contra el crono en los alrededores de Coffs Harbour aguardan a los tres Polo R WRC, que hasta ahora han completado un total de 47.873,44 kilómetros de competición.

Andreas y Anders se la juegan, todo o nada en la pelea por el segundo puesto.

Una batalla a cuatro bandas por la segunda posición del Campeonato del Mundo de Rallyes. Andreas Mikkelsen y Anders Jaeger están en el centro de la misma. Los de Volkswagen son terceros en la clasificación general, 14 puntos por detrás del segundo clasificado, Thierry Neuville-Nicolas Gilsoul (Hyundai), pero tres puntos por delante de Hayden Paddon-John Kennard (Hyundai), con Dani Sordo-Marc Martí (Hyundai) un poco más retrasados. Para terminar la temporada como subcampeones deberán sumar, como mínimo, un podio, preferiblemente la victoria. La posición de salida también jugará un papel importante en Australia. El orden para el viernes y el sábado está determinado por las posiciones actuales en el campeonato. Esto puede ser una desventaja para los que abran pista y una ventaja para los World Rally Cars que arranquen más retrasados en los tramos. Hasta ahora en esta temporada, sólo un equipo ha logrado ganar un rallye de tierra partiendo desde una de las tres primeras posiciones de salida: Mikkelsen y Jaeger.

Seb y Julien a por otro milagro

Sébastien Ogier y Julien Ingrassia cruzaron la línea de meta del Rallye de Australia 2015 como ganadores y se aseguraron los títulos mundiales de pilotos, copilotos y marcas para Volkswagen. La magnitud de este logro en 2015 fue casi milagroso: el Rallye de Australia es considerado como uno de los peores rallyes a la hora de abrir pista. Sin embargo, Ogier e Ingrassia desafiaron tanto la física como las predicciones previas a la carrera para ganar. En 2016, se ha modificado la reglamentación relativa al orden de salida, agravando aún más esta situación, si se produjera otro milagro, sería la 39ª victoria de Ogier-Ingrassia, la 32º con Volkswagen. Motivación suficiente para los cuatro veces campeones del mundo.

Jari-Matti y Miikka, en busca de un final feliz

La temporada 2016 no ha traído mucha suerte a Jari-Matti Latvala-Miikka Anttila. Su objetivo es cerrar el año con un resultado positivo, a poder ser con una victoria. El último triunfo de Latvala se produjo en condiciones muy similares en el Rallye de México, que también se celebró sobre pistas de tierra. Partiendo sextos, contará con la posición de salida más favorable de los tres pilotos de Volkswagen.

Una de los tramos más largos de la temporada espera a los pilotos y copilotos el sábado, "Nambucca". Esta especial cuenta con 50.80 kilómetros. Su enorme longitud y la gran variedad de superficies encontradas hacen de este uno de los mayores retos de todo el rallye. Mucho más cortas, pero no menos espectaculares, son las seis súper especiales del Rally de Australia. El "Raceway" se correrá el viernes y el sábado. El circuito de Rallycross de 1.37 kilómetros tiene mucho potencial para que los pilotos realicen grandes cruzadas con sus coches. Lo mismo ocurre con "Destination NSW". La súper especial en Coffs Harbour es el tramo final en los dos primeros días del rallye. Como en 2015, la última especial del Rallye de Australia, y esta vez de la temporada 2016, será el bellamente nombrado "Wedding Bells" Power Stage.