WRC

- Redacción

Turquía, un nuevo reto para los equipos del Mundial

Después de 8 años de ausencia, el país otomano vuelve a tener una prueba en el Mundial de Rallyes, pero en una ubicación totalmente diferente a entonces.

El Rallye de Turquía (13-16 de septiembre) regresa al calendario después de una pausa de ocho años. El rallye que comenzará este jueves es totalmente nuevo, ya que se ha trasladado a Marmaris, en la costa mediterránea.

Estos son algunos de los aspectos que los equipos y pilotos habrán de tener en cuenta para sacar el máximo provecho a sus coches y para luchar contra unas condiciones extremas.

Las notas

Los pilotos suelen tener el lujo de poder mirar hacia atrás a las notas de las ediciones anteriores de los rallyes. Pueden utilizarlos como punto de partida desde el cual hacer un conjunto actualizado durante el reconocimiento. Muchos pilotos también utilizan los vídeos de a bordo del WRC+ para ayudar a tener una idea de los tramos, antes de los reconocimientos.

Estos tramos de Turquía, no se han hecho nunca, y eso no será posible. En lugar de ello, las tripulaciones recogerán lo que puedan de los vídeos suministrados por los organizadores. Pero esos clips sólo ofrecen una cantidad limitada de información, lo que significa que los copilotos se tendrán que esforzar al máximo para preparar nuevas notas.

Estado de las carreteras

Otra incógnita que sólo se puede explorar durante los reconocimientos es el estado de los caminos. Aunque todos los equipos esperan que las pistas sean generalmente de tierra, en Turquía no se permitieron los test, por lo que los pilotos no tienen experiencia de primera mano en los tramos.

Las pruebas de Portugal, Grecia y sur de Francia (los test) habrán ayudado a determinar los reglajes hasta cierto punto, pero las tripulaciones sólo sabrán si han hecho los deberes correctamente en el momento de la salida.

La forma en que las carreteras resistirán el paso de la caravana de vehículos es otra cuestión. No está claro cuánto se deteriorará la superficie entre bucles repetidos.

Altas temperaturas

Los primeros pronósticos sugieren que Turquía podría ser el rallye más caluroso del año hasta ahora, con temperaturas que probablemente alcanzarán los 35°C. La combinación de un calor sofocante, carreteras accidentadas y una serie de tramos de más de 30 km significa que la gestión dentro del coche será fundamental.

Las transmisiones y los motores correrán el riesgo de sobrecalentarse, por lo que los pilotos tendrán que encontrar un equilibrio entre la necesidad de acelerar, los cronos en los tramos y la necesidad de proteger su maquinaria.

Gestión de neumáticos

Los caminos de tierra ásperos y las altas temperaturas conducen inevitablemente a preguntas sobre la gestión de los neumáticos. No hay información de años anteriores sobre cómo se comportarán los neumáticos en las carreteras turcas, por lo que es de esperar que haya muchas discusiones entre los equipos y los ingenieros a la hora de determinar las estrategias correctas.