WRC

- Javier Bueno

Trepidante

Mañana será una etapa de las que hacen afición, todo en juego en los tramos catalanes.

Incluso esta palabra podría quedarse corta para lo que nos espera mañana de cara a la última etapa de esta edición del Rallye de España-Cataluña. Y es que viendo las mínimas diferencias que hay entre los tres primeros clasificados, los cuatro tramos que quedan por cubrir, que sumarán 61,70 kilómetros crono, podrían ser de infarto.

Claro está que ninguna de las tres súper figuras como Latvala, puntos para Toyota, Ogier jugándose el título, y un Loeb que apunta a tener que “contarle” todavía algo a Ogier en cuanto quién es el mejor, a buen seguro que ninguno “ahuecará” en sus pretensiones al triunfo.

En cierta medida se vuelve a repetir, quien lo iba a decir, una historia muy similar a la que no hace mucho sucedía en el Rallye de Gales: Tanak marchaba con una importante ventaja por delante de Latvala y Ogier, pero volaba demasiado alto para caer lo suficientemente bajo, como para machacar el cubre carter y la bomba de agua, que como todo beneficio, le reportaba tan solo cuatro puntos, y con ellos alejarse del título, dejando una victoria, que era suya, en manos de Latvala y Ogier, que a la postre y tras una pugna fraticida, allí fue para el francés de M-Sport.

Y hoy aquí, en este Cataluña ha pasado tanto de lo mismo. Tanak, que se destacaba de nuevo, no sabemos como se las arreglaba para pinchar, perderse en la clasificación, dejando de nuevo el primer puesto del podio en lo que a buen seguro, va a ser un enfrentamiento, a cara de perro entre Latvala y Ogier, y un gran tercero en discordia como Seb Loeb. Ahí es nada.

Pero no todo quedara entre estos tres grandes de los rallyes, porque en la categoría WRC2 nada está firmado, dada que la trayectoria que ha seguido Nil Solans en esta segunda etapa, ha sido para descubrirse y mañana igual para hacerle toda una genuflexión, si consiguiera quitarse de encima a Kopecky y Rovanpera. Y ojalá lo consiga, porque ello podría ser el gran pasaporte hacia esa frontera en la que de una parte no hay nada y de la otra pudiera haber mucho, tanto como poder llegar a ser piloto oficial de M-Sport para abordar un mundial completo en WRC2 en 2019. Un Solans, al que se le une otro, Jan, que sigue optando a ser el mejor en la categoría R2. O sea se, que atentos al cambio de hora y al primer tramo que mañana arrancará temprano.