WRC

- Redacción

El Toyota Yaris WRC afina sus garras

Con vistas a seguir creando vehículos cada vez mejores a través del automovilismo de competición, el equipo Toyota GAZOO Racing WRC ha estado trabajando en el desarrollo del Toyota Yaris WRC durante nueve meses.

ras un ingente trabajo en equipo, el Toyota Yaris WRC vio la luz del sol por primera vez esta primavera sobre las rápidas pistas de gravilla en Finlandia, antes de poner rumbo al sur de Europa. Este intenso programa de pruebas ha confirmado que el Yaris WRC, que competirá la próxima temporada en el Campeonato del Mundo de Rallys —World Rally Championship (WRC)—, es un vehículo bien diseñado.

Bajo el secreto más estricto pero con una gran ilusión, el equipo de Toyota GAZOO Racing WRC llevó a cabo las primeras pruebas del Yaris WRC en mayo de este año, a poca distancia de los talleres del equipo en Puuppola (Finlandia). La primera sesión, muy prometedora, fue seguida por muchas otras. El Toyota Yaris ha recorrido ya más de 5.000 kilómetros de pruebas en carretera, aunque aún en las etapas iniciales de su desarrollo.

"Hemos trabajado mucho para llegar a tiempo", reconoció Tommi Mäkinen, Director del equipo Toyota GAZOO Racing WRC "Hemos llevado a cabo muchas sesiones de pruebas desde mayo y hemos seguido el calendario previsto. La adición de un segundo vehículo nos ha ayudado a acelerar el ritmo y diversificar las pruebas de desarrollo. Queremos hacer pruebas en todas las condiciones y superficies posibles a fin de estar listos para 2017”, añadió el cuatro veces campeón del WRC.

Con el objetivo de optimizar al máximo el programa de desarrollo, pronto se añadió un segundo Toyota Yaris WRC al calendario de pruebas. "El motivo por el que trabajamos con dos vehículos es que queríamos dividir el desarrollo en dos partes. El primer equipo trabaja únicamente en Finlandia, en la fiabilidad y la resistencia del coche, con un programa de pruebas centrado en el motor y el cambio de marchas. El segundo equipo se centra en la suspensión y trabaja en otros puntos de Europa, como España y Portugal”, explicó Tom Fowler, Ingeniero Jefe del proyecto de Toyota en el WRC. "Todavía no hemos hecho pruebas sobre asfalto, pero ya podemos decir que las prestaciones del vehículo son realmente elevadas. Hasta ahora hemos podido trabajar sin problemas importantes, y eso resulta muy alentador”, añadió Fowler.

Tommi Mäkinen, Juho Hanninen y Jarkko Nikara se han turnado al volante del Toyota Yaris WRC antes de compartir el programa de desarrollo en las diversas carreteras seleccionadas.

"¡No me podía resistir, así que fui el primero en tomarle la medida al coche!", admitió Tommi Mäkinen. "Las sensaciones fueron fantásticas y la conducción apasionante. Además tenemos la fortuna de poder contar con la experiencia de Juho Haninnen, nuestro principal piloto de pruebas, y de Jarkko Nikara. Próximamente esperamos incorporar a otros pilotos al equipo de desarrollo”, detalló el máximo responsable del regreso de Toyota al Campeonato del Mundo de Rallys.

"¡La primera vez que conduje el Yaris WRC quede impresionado!", explicó Juho Hanninen, piloto de pruebas del equipo Toyota GAZOO Racing WRC. "El manejo y el equilibrio del vehículo eran perfectos; el trabajo que han hecho con el diseño es excepcional. No hemos escatimado en kilómetros porque el vehículo ha sido muy fiable desde el primer momento y no hemos sufrido ningún problema técnico de consideración. En las pruebas iniciales fuera de Finlandia hemos afrontado un amplio abanico de condiciones, pero el rendimiento del Toyota Yaris WRC ha sido muy constante”, apuntó Hanninen.

Cada semana se incorporan nuevos miembros al equipo Toyota GAZOO Racing WRC con sede en Puuppola (Finlandia). Se trata de un auténtico crisol de amantes del motor, procedentes de nada menos que siete países distintos, todos centrados en alcanzar el mismo objetivo.

Tommi Mäkinen concluyó: "Estoy muy contento con el ambiente familiar que siempre hemos tenido en nuestros talleres de Puuppola. Me sorprendió gratamente ver que, aunque las instalaciones han ido creciendo y cada vez contamos con más gente, en general el ambiente de trabajo se mantiene. Aquí no hay barreras lingüísticas. El equipo está muy unido y todo el mundo se esfuerza al máximo. Creo que es uno de los ingredientes esenciales para un equipo de éxito, y estoy contento de ver como todos han adoptado la misma actitud y empujan en la misma dirección”.