WRC

- Kevin Muñoz

Tänak reina en el caos turco

Etapa épica en la que todos los favoritos menos el estonio pierden sus opciones. Latvala y Paddon completan los puestos de podio tras los abandonos de Neuville y Ogier.

Sin guión. Lo acontecido hoy en los tramos del Rallye de Turquía no lo podría haber ideado ni el más surrealista guionista de Hollywood. Después de las sorpresas del bucle matinal, la sección vespertina no se ha quedado atrás.

Al abandono del líder Thierry Neuville esta mañana, el primer tramo de la tarde ha sido el escenario en el que Sébastien Ogier ha sufrido un accidente. El francés ha golpeado un árbol y se ha visto obligado a decir adiós, dejándose en ello muchas de sus opciones a lograr su sexto título consecutivo.

Otro piloto que ha tenido problemas por la tarde ha sido Andreas Mikkelsen. El noruego era el mejor situado para aprovechar los abandonos de su compañero belga y del pentacampeón galo, pero un problema mecánico lo ha retrasado y le ha dejado en la quinta posición de la general a más de seis minutos del nuevo líder, Ott Tänak.

El estonio ha sido el gran beneficiado del día. Con un robusto Toyota Yaris WRC, se ha encontrado con la cabeza de carrera. Con una renta de 13.1 segundos sobre su compañero de equipo Jari-Matti Latvala, Tänak está a solo cuatro tramos de sumar mañana su tercera victoria consecutiva y cuarta de la temporada. El piloto de Toyota se metería de lleno en la lucha por el título mundial de terminar así debido a los abandonos de Neuville y Ogier.

El podio lo completa un regular Hayden Paddon, que se ha dedicado a mantener su Hyundai a salvo en los rompedores tramos turcos. Tras el neozelandés, la cuarta posición es para el único Ford superviviente, Teemu Suninen.

Tal ha sido la dureza de esta etapa que el veterano Hening Solberg rueda en sexta posición con su Skoda Fabia R5 seguido de Elfyn Evans, que se ha reenganchado al rallye en esta jornada. Otra de las 'víctimas' del día ha sido el Citroën C3 WRC de Craig Breen, que ha sido pasto de las llamas ante la desesperación del piloto irlandés, que no ha podido hacer nada para salvar su coche.