WRC

- Redacción

Tanak no quiso el liderato del Mundial

El piloto estonio fue más lento en el Power Stage de Portugal para quedar por detrás de Ogier en la clasificación general y no abrir pista en Cerdeña, la próxima prueba mundialista.

Definitivamente, la táctica de guardarse rapidez para emplearla en mejores ocasiones va a resultar positiva con la actual normativa que rige en los rallyes.

En el Rallye de Portugal, recientemente disputado, Ott Tanak y Sébastien Ogier llegaban empatados a puntos en una clasificación virtual antes de disputarse el último tramo, el Power Stage, que debía repartir de 5 a 1 puntos para los cinco pilotos más rápidos.

Ott Tanak confesó al finalizar el rallye que había levantado el pie para no llevarse todos los puntos y terminar la prueba como líder, para no tener que abrir carrera en la próxima prueba del Mundial, el Rallye de Cerdeña (13-16 de junio).

Tanak ya tenía asegurada la victoria en el evento, e iba camino de ganar la especial y obtener un máximo de cinco puntos de bonificación, cuando levantó el acelerador de su Toyota Yaris en los últimos metros.

"Al principio, estábamos pensando un poco en la estrategia y pensamos que cada punto sería importante al final del año", explicó Tanak. "Íbamos a terminar tres por delante de Seb sin los puntos de Power Stage y pensé que debería ser más rápido que él. El plan era sumar tantos puntos como fuera posible".

La estrategia cambió cuando Kris Meeke se estrelló al principio de la prueba de Fafe, llevando a Ogier al tercer lugar. Un empate en los puntos estaba en la clasificación.

"Kris cometió su error y eso lo cambió todo. Seb estaba en el podio e íbamos a estar en los mismos puntos. Sabía que tenía que ser un poco más lento para evitar abrir la carretera en Cerdeña ", agregó el estonio.

"Esta es definitivamente una de las victorias más difíciles que he tomado. Ha habido muchos fines de semana difíciles, pero ganar este rally como lo hicimos fue duro" , admitió.