WRC

- Kevin Muñoz

El sueño de Malcolm Wilson

El patrón de M-Sport está intentándolo todo para convencer a Sébastien Ogier de que fiche por su escuadra.

Ten cuidado con lo que sueñas, porque se puede hacer realidad. Eso es lo que debe pensar Malcolm Wilson ante la oportunidad que se le ha presentado esta semana tras la sorprendente retirada de Volkswagen del Campeonato del Mundo de Rallyes.

La marcha del fabricante alemán ha dejado en el paro a tres de los pilotos más deseados del elenco de estrellas del WRC. La joya de la corona, cómo no, es el tetracampeón mundial Sébastien Ogier. El francés, que parece motivado para seguir compitiendo con la nueva era de World Rally Cars que debutarán en el Mundial en el próximo Rally Monte Carlo, no tendrá problemas para encontrar un equipo con el que buscar su quinto entorchado.

La lógica indica que la mejor opción para el de Gap, tanto a nivel deportivo como económico, sería volver a Citroën, la casa en la que se formó como piloto y obtuvo sus primeros éxitos en el WRC.

Pero en ocasiones, las personas se mueven y deciden su futuro por sensaciones, ilusiones y motivaciones diferentes a lo que la pura lógica indica. Y ahí es dónde entra Malcolm Wilson.

www.sutton-images.com\n\nSebastien Ogier (FRA), Volkswagen Motorsport WRC at FIA World Rally Championship, Rd10, Rally Tour De Corse, Day Two, Ajaccio, Corsica, France, 1 October 2016. | SUTTON
Ogier tiene total libertad para decidir su futuro. ¿Apostará por el azul de M-Sport?

El director de M-Sport ha comentado que su objetivo prioritario es convencer a Sébastien Ogier para que sea el encargado de liderar su estructura con los Fiesta RS WRC. Una tarea nada sencilla, más si cabe al no contar con el apoyo oficial de Ford.

“No es ningún secreto que siempre ha sido mi elección número uno”, ha declarado Wilson en Autosport. “Estuvimos cerca de ficharle con Ford a finales de la temporada 2011 – cuando Ogier abandonó Citroën y se decidió por Volkswagen - y haré todo lo posible para asegurarme de que no se me escape en esta ocasión”.

El sueño de Wilson de ver al tetracampeón galo al volante de uno de sus coches viene de lejos y la situación actual puede que le ayude a realizar la machada.

Aunque M-Sport no disponga del sustento económico de una marca como Citroën o Hyundai, el británico espera que el hecho de que Ogier vaya a cobrar una gran indemnización por la rescisión de su contrato con Volkswagen le haga rebajar sus exigencias contractuales y así, finalmente, poder hacer realidad su sueño: ver al francés con los colores de su equipo.