WRC

- Kevin Muñoz

Subaru estudia su vuelta al WRC en 2022

El fabricante japonés medita regresar al campeonato que más éxitos y repercusión le proporcionó en el pasado. La introducción de los WRC Híbridos, la clave.

Después de ser una de las marcas más míticas de los noventa y primera década del siglo XXI en el Mundial, Subaru está interesada en volver a la élite de los rallyes. De momento, el proyecto de su esperado regreso está en plena fase inicial, estudiando los pros y contras de tan importante inversión.

Así lo afirman nuestros compañeros británicos de Motorsport.com, que en la versión japonesa de su web han publicado un artículo en el que dan diferentes detalles de esta operación.

Lo que sí es seguro es que el desembarco, de producirse, se llevaría a cabo en la temporada 2022, año en el que saldrán a la palestra los nuevos World Rally Cars Híbridos. Esta noticia aparece, además, el día en el que Citroën ha confirmado justamente lo contrario, que no competirán en el Mundial con la introducción del nuevo reglamento.

Con la salida segura de los franceses, es todavía más importante el posible regreso de Subaru a un campeonato que se quedaría con sólo dos marcas y un equipo semi oficial en la categoría reina.

SUV y Solberg
En el hipotético caso de que Subaru decida apostar nuevamente por los rallyes, los encargados de marketing de la firma asiática parece que verían con muy buenos ojos que el modelo a emprar en la competición fuese un SUV, concretamente el XV Hybrid.

Los Solberg podrían cerrar el círculo, nuevamente, con Subaru. | Motorsport

Este coche tendría cabida en el WRC con el nuevo reglamento técnico, ya que se permitirá a los fabricantes ‘escalar’ sus vehículos mediante un chasis tubular, lo que abre la veda a que las marcas apuesten por otros modelos alejados del Segmento B que han sido protagonistas del Mundial desde 2011.

Desde Subaru también han dejado deslizar el sueño de contar en las filas de su equipo con la ayuda técnica de M-Sport. La estructura de Malcolm Wilson es una garantía de éxito y saber hacer, y los nipones verían en ellos la clave para desembarcar en el campeonato con los deberes hechos. De producirse esa unión, M-Sport debería dejar atrás una relación de más de dos décadas con Ford, algo que no es sencillo pero que el dinero siempre tiene la capacidad de cambiar.

Por último, en la lista de deseos de Subaru estaría Oliver Solberg. El hijo del último campeón del mundo de rallyes con el fabricante de las estrellas doradas es uno de los pilotos con más proyección y talento del futuro, además de ser ya piloto oficial de la marca en Estados Unidos. La conexión Solberg-Subaru es un clásico, y el propio Oliver nos reconoció en el pasado Rallye de Finlandia que para él sería un sueño cumplido correr con la marca que dio más éxitos a su padre.