WRC

- Kevin Muñoz

Sébastien Ogier vislumbra la victoria, Dani Sordo ya es quinto

El francés de M-Sport Ford controla sin problemas el rallye de su país mientras que el español de Hyundai aprovecha el abandono de Kris Meeke para entrar en el Top 5.

Sébastien Ogier y Julien Ingrassia están a sólo dos tramos y 71 km contra el crono de sumar un nuevo triunfo en el Tour de Corse. Los franceses del equipo M-Sport Ford han continuado con su sólido dominio en la cuarta cita puntuable del Mundial de Rallyes.

Sin tomar riesgos en toda la segunda etapa, el pentacampeón se ha dedicado a administrar la ventaja sobre sus perseguidores, terminando la jornada con una renta definitiva de 44.5 segundos sobre Ott Tänak.

El estonio ha sorprendido en el bucle vespertino y el scratch en el último tramo le ha valido para pasar de la cuarta a la segunda posición de una tacada. El piloto de Toyota precede por una décima a un frustrado Thierry Neuville, que no acaba de encontrar la puesta a punto perfecta en su Hyundai i20 Coupé WRC.

 

 

 

Pero peor le han ido las cosas a Kris Meeke. El británico rodaba en la tercera plaza hasta que en la última especial del día ha sufrido una salida de pista que le ha obligado a abandonar. Una vez más el norirlandés muestra su peor cara en el peor momento, en el rallye de casa de Citroën.

El adiós de Meeke ha permitido subir a la cuarta posición a un rapidísimo Esapekka Lappi. El joven finlandés volador ha sumado un scratch en esta etapa y mañana intentará pelear por los puestos de podio, ya que se encuentra a sólo 10.3 segundos de Neuville.

El enésimo fallo de Meeke también ha promocionado a Dani Sordo. El piloto cántabro, desdibujado todo el fin de semana, no ha mejorado su ritmo, pero por lo menos ha mantenido a raya a Elfyn Evans para completar el día dentro del Top 5. Mañana deberá defenderse de los ataques del galés en las dos especiales restantes, ya que entre ambos hay 3.1 segundos.

Mejor jornada para Solans, que ha podido rodar con normalidad tras el problema de ayer. | Roberto Saavedra

El bucle de la tarde no sólo ha traído el abandono del jefe de filas de Citroën. En el primer tramo vespertino, Jari-Matti Latvala ha sufrido un fuerte accidente que le ha hecho decir adiós a la prueba, mientras que Bryan Bouffier tampoco ha podido continuar al padecer un problema mecánico en su Ford Fiesta WRC.

Entre tantos percances, Sébastien Loeb ha seguido acreditando un ritmo y velocidad sorprendentes. El nueve veces Campeón del Mundo de Rallyes ha terminado el día con tres scratch en su haber, demostrando que quién tuvo, retuvo.

Nil Solans ha ido de menos a más, ganando experiencia con el paso de los kilómetros tras su abandono de ayer. Respetándole la mecánica de su Ford Fiesta R5, el de Matadepera ha finalizado la jornada en séptima posición de la general del WRC 2.