WRC

- Kevin Muñoz

Sébastien Ogier dispara con bala contra Andrea Adamo

El piloto francés acusó de antideportivo al director de Hyundai Motorsport en la rueda de prensa final del Rallye de Portugal.

Le pierde la boca. No es la primera vez, y seguramente no será la última, que Sébastien Ogier enciende la polémica a través de sus declaraciones. Ayer, nuevo episodio en la rueda de prensa posterior a la séptima cita puntuable del Mundial.

La conferencia de los tres primeros clasificados y sus respectivos copilotos transcurría con absoluta normalidad hasta que el francés de Citroën soltaba la bomba.

Al ser preguntado sobre la fortuna que había tenido de poder terminar tercero pese a las tácticas llevadas a cabo por el equipo Hyundai Motorsport en la jornada del sábado –cuando Sordo y Loeb penalizaron para salir tras el galo y limpiar más la pista a su jefe de filas, Neuville- el piloto de Citroën hacía pública una grave acusación.

Ogier nunca se muerde la lengua. | McKlein

“Hoy tuvimos suerte, podemos agradecérselo a un hombre que es Dani Sordo, porque se suponía que debían ocurrir tácticas mucho más malas. Pero afortunadamente se negó”, comenzó explicando Ogier.

“Recibí esta información, no viene de ningún piloto, tengo mis propias fuentes, de que este gran caballero que es Andrea Adamo, le pidió a Dani que se detuviera en el primer tramo y saliese justo delante de Kris Meeke. Eso está muy mal".

Según el francés, el piloto cántabro había recibido un orden directa por parte de su director para que se detuviera en la primera especial y perjudicase a Meeke – que en ese momento pelea con Neuville- debido al polvo en suspensión.

Sea cierto o no, la verdad es que el cántabro solamente penalizó para rodar en mejor posición y no tener que abrir pista, siguiendo la táctica que ya llevó a cabo el sábado con el objetivo de ayudar a su compañero, tal y como le había pedido su marca.

 

 

 

"Está bien, pero salir justo delante de Kris… era para joderle, porque estaría en el polvo. Eso es malo", sentenció un Ogier que volvió a sacar su cara más amarga, disparando con bala al jefe de Hyundai y poniendo en una situación delicada a Sordo.

Debería saber el de Gap que acusar sin pruebas, no es lo más ético del mundo. Primero porque no se llevó a cabo el maquiavélico plan que el hizo público en la rueda de prensa y, segundo, porque él y su equipo fueron los primeros en utilizar técnicas como las empradas por Hyundai –penalizar para barrer menos la pista- en un rallye tan reciente como el de Suecia, cuando ayudó a Lappi en su duelo con Neuville.

El francés es un amante de los charcos, le gusta el barro, nunca da puntada sin hilo y sabe que, todo lo que haga o deje de decir, puede beneficiarle y crear confusión en el seno de Hyundai.

La respuesta de la formación coreana fue tajante: “No hay nada que comentar. No perderemos ni un segundo en acusaciones de bajo nivel”. En dos semanas, antes del Rallye de Italia, Andrea Adamo dará su versión de la polémica.

A Ogier le encanta entrar en este juego y otra muestra más fue el sábado, cuando declaró a los medios franceses que no entendía como un nueve veces campeón del mundo como Loeb se rebaja a cumplir este tipo de estrategias. Tiene huasa que lo diga él con seis título en su brillante palmarés. En fin, una vez más, aquello de ‘vemos la paja en el ojo ajeno, y no vemos la viga en el nuestro’.