WRC

- J.M. Fernández Pellón

Tal día como hoy, Sainz-Moya, campeones del Mundo 1990

Se acaba el día pero no podemos olvidarnos de una fantástica efeméride. El 18 de octubre de 1990 Carlos Sainz y Luis Moya se proclamaban, con Toyota, Campeones del Mundo de Rallyes.

En 1990, la segunda temporada de Sainz en Toyota fue la de su culminación como piloto. Además de conseguir su primera victoria en el Mundial, en aquel duro y difícil Acrópolis, se trajo para España el primer título Mundial.

La temporada comenzó para Sainz con la segunda posición conseguida en Montecarlo, un rallye que ganó Didier Auriol gracias a que su Lancia se mostró imbatible en las seis últimas especiales tras un cambio de turbo un tanto sospechoso, ya que les sacó del orden de un segundo por kilómetro. Tras finalizar primero en la primera etapa de Portugal, en la segunda y tercera, rodó segundo, tras Miki Biasion, que logró la victoria, sufriendo el madrileño un problema con el diferencial de su coche que le llevó a abandonar. La victoria de Waldegaard (Toyota) en el Rallye Safari fue para Toyota todo un golpe de moral, logrando Carlos Sainz la cuarta posición, detrás de Ericsson (Toyota). La cuarta prueba de la temporada era el Tour de Corse, un rallye en el que el ganador era Didier Auriol, que llegaba líder a esta carrera y se iba igualmente en tan privilegiada posición, aunque con su segunda posición, y todavía sin catar el triunfo, Sainz se colocaba segundo a quince puntos del francés de Lancia.

 

La primera victoria

Pero no hubo que esperar mucho para que el madrileño y el gallego se subieran por vez primera al podium de ganadores. Y fue en Grecia, en el Acrópolis, una prueba en la que además de lograr su primera victoria de un rallye del Mundial, Carlos y Luis salieron como líderes del campeonato tras el abandono de Auriol al romperse el motor del Lancia del francés. Si hasta entonces el camino de Sainz había sido muy duro, parecía que las cosas empezaban a salirle bien, ya que en la siguiente prueba, en Nueva Zelanda, donde Sainz volvió a saborear el triunfo. Esa victoria fue más fácil ya que la competencia fue menor, logrando la segunda posición Carlsson con un Mazda. Con este triunfo Sainz se afianzaba en el liderato del Mundial con veinticinco puntos sobre Auriol. La segunda posición de Sainz en Argentina, pese a su vuelco, le permitieron seguir en cabeza del Mundial, toda vez que en esta oportunidad el Lancia que ganaba era el de Biasion y Auriol era tercero. El summun de la temporada tuvo lugar en el 1000 Lagos, un rallye en el que Sainz conseguía su tercera victoria. El “matador” conseguía un triunfo histórico, puesto que era la primera vez que un no nórdico vencía en este rallye. Por cierto que en esta edicion, un joven Tommi Makinen se hacía con la victoria en Gr.N. Con el triunfo de Kankkunen (Lancia) en el Rallye de Australia y la segunda posición de Sainz, el madrileño era prácticamente virtual campeón, puesto que le sacaba nada menos que sesenta puntos a KKK, que había superado con su victoria a Didier Auriol en la lucha por el título.

Y fue en Sanremo, territorio de Lancia, donde Sainz y Moya se proclamaron Campeones del Mundo. Fue el día 18 de octubre de 1990, una fecha imborrable para todos, en la que con su tercera posición en este rallye lograron los puntos necesarios para hacerse con el preciado título. El vencedor fue Auriol, que acabó por delante de Kankkunen en este rallye. La temporada no se pudo cerrar mejor que con una nueva victoria de Sainz, que se llevaba el gato al agua en el RAC, una prueba en la que vencía con autoridad por delante del Mitsubishi Galant de Kenneth Eriksson.