WRC

- Kevin Muñoz

El Rallye de Nueva Zelanda trabaja para volver al WRC

La prueba oceánica espera ‘robarle la cartera’ a Australia en el calendario mundialista de la próxima temporada.

Estamos en meses de cambios y negociaciones entre la FIA, WRC Promotor y los organizadores de los rallyes que forman parte del WRC. Si en las últimas semanas hemos hablado activamente de los progresos de pruebas como Japón o Safari, que tienen pie y medio en el calendario de 2020, hoy es el turno para otro de esos rallyes clásicos venido a menos en los últimos años, Nueva Zelanda.

La cita oceánica se celebró con carácter mundialista por última vez en 2012, edición en la que se impusieron Sébastien Loeb y Citroën. Desde entonces, el Mundial de Rallyes solamente ha viajado a las antípodas para correr en la vecina Australia, una prueba que a nivel mediático ha tenido poca repercusión y seguimiento entre los aficionados locales de la región de Coffs Harbour.

Loeb fue el último ganador del Rallye de Nueva Zelanda en 2012. | Sutton / SUTTON

Oliver Ciesla, CEO de WRC Promoter, sigue en su cruzada de llevar la especialidad a nuevos hitos mediáticos y lleva meses dejando caer el mensaje de que las pruebas del campeonato deben tener el mayor número de aficionados posibles –algo por lo que no acaba de gustarle rallyes en islas como Córcega o Cerdeña-, así que la situación de Australia empieza a estar pendiente de un hilo.

En estas, Nueva Zelanda ha seguido trabajando duro todos estos años para poder aprovechar la oportunidad cuando pudiese aparecer. Pese a que esta temporada se han quedado sin su piloto en la categoría reina, Hayden Paddon, los promotores del rallye siguen con la caña de pescar a punto a la espera de cómo se sucedan los acontecimientos.

“Todavía estamos explorando la oportunidad con los promotores de WRC para correr una prueba en Nueva Zelanda. Deberíamos saber más en las próximas semanas”, ha comentado al respecto el máximo responsable del Rallye de Nueva Zelanda, PJ Johnston.