WRC

- Kevin Muñoz

El Rallye de Australia se queda en rallysprint

Los organizadores consiguen salvar, de momento, la prueba pese a los graves incendios que afectan la zona, eso sí, dejando el itinerario en menos de 100 km contra el crono.

Decíamos ayer que la celebración de la última cita puntuable de la temporada del Mundial de Rallyes corría serio peligro por los importantes incendios que están arrasando estos últimos días la región de Nueva Gales del Sur en Australia.

Los organizadores del rallye ya anunciaron que cancelaban la prueba nacional, el Monday test y la primera jornada de reconocimientos, y esta mañana han presentado un nuevo itinerario que todavía tiene que ser aprobado por la FIA.

El nuevo recorrido reduce al 33% los kilómetros cronometrados a disputarse, es decir, los equipos deberán hacer frente únicamente a 94,37 de los 324,53 km previstos inicialmente. Esta medida a la desesperada para salvar la carrera se ha tomado después de que los últimos días los incendios sigan aflorando y perpetuando graves pérdidas económicas y personales a la región en la que se disputa la carrera.

De este modo, el nuevo itinerario provisional consta de únicamente cuatro especiales distintas, reducidas todas ellas en longitud, que se irán repitiendo a lo largo de las tres jornadas de competición. Si la FIA da su beneplácito, los equipos correrán 21 tramos, aunque la media de estos no supera los 5 km de cuerda.

Dependiendo de los puntos en juego, Hyundai puede ser campeona de constructores antes de empezar el rallye. | McKlein

También está por ver qué decide el máximo rector del automovilismo internacional sobre la puntuabilidad de este rallye. Según el reglamento deportivo, si una cita cubre menos del 50% de su itinerario inicial se deberían otorgar únicamente un tercio de los puntos habituales. Si se aplica la norma, automáticamente Hyundai sería virtualmente campeona del mundo de constructores, ya que Toyota sólo podría sumar un máximo de 14 puntos y los coreanos cuentan, antes del inicio de esta prueba, con una renta de 18 tantos sobre los japoneses.

Aquí el comodín está en que la FIA puede modificar los puntos a otorgar debido a casos excepcionales, algo que se podría aplicar sin ningún tipo de miramiento al Rallye de Australia debido a la delicada situación que han provocado los incendios forestales.