WRC

- Redacción

El Rallye de las 10.000 curvas, listo para su inicio

Casi tres cuartas partes del Che Guevara Energy Drink Tour de Corse (del 29 de septiembre al 2 de octubre) serán nuevas en comparación con el año pasado, cuando los competidores se enfrenten a un recorrido más largo y duro.

Los organizadores han hecho grandes cambios para la décima prueba del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA, aumentando la distancia cronometrada hasta los casi 400 kilómetros, la introducción de una nueva ciudad de acogida y el diseño de un itinerario alrededor de la isla que tiene poco en común con el año 2015.

Más del 70% del itinerario es nuevo y sumará 390,02 kilómetros en unas carreteras de montaña repletas de baches que harán que sólo el Rallye Guanajuato México sea más largo en el calendario del WRC de 2016.

El rallye cuenta con nueva imagen, ya que pasará por todas las principales ciudades de la isla mediterránea. La ciudad nororiental de Bastia es la nueva base y la resistencia será un factor clave, ya que cinco de los 10 tramos tienen más de 50 kilómetros de longitud.

La prueba, que se ha ganado el sobrenombre de ‘Rallye de las 10.000 curvas’, obligará a los equipos a realizar unas notas precisas para que los copilotos puedan cantar al ritmo.

La capital de la isla, Ajaccio, acogerá la ceremonia de salida del jueves por la noche antes de la jornada de apertura del viernes que constará de dos tramos que se disputarán en dos ocasiones cada uno sin asistencia intermedia. Los pilotos deberán hacer frente a 157,68 kilómetros con sólo un cambio de neumáticos en Porticcio después del primer bucle hasta que lleguen al parque de asistencia de Bastia por la tarde.

La segunda jornada del sábado es la más larga con 169,04 kilómetros y consta de dos bucles idénticos de dos tramos en el norte, que se dividen con una asistencia en el Aeropuerto de Bastia.

El último día es el más corto con 64,20 kilómetros, pero cuenta con una gran traca final. Los pilotos arrancarán el día con la especial de Antisanti-Poggio di Nazza y sus temibles 53,78 kilómetros, la más larga del fin de semana, antes del Power Stage retransmitido en directo por TV, y la ceremonia de podio en el puerto deportivo de Porto-Vecchio.