WRC

- Kevin Muñoz

Papá Noel regaló a Ogier su Fiesta RS WRC

El francés ya conoce los colores de su máquina de la próxima temporada, en la que volverá a lucir los logos de Red Bull.

Los regalos navideños de Papá Noel también llegaron a M-Sport. Ayer, en plena resaca de nochebuena, el equipo británico presentaba al mundo una decoración provisional de la que lucirán sus Fiesta RS WRC en el próximo Rallye Monte Carlo.

Detalle importante lo de provisional, ya que hasta el Autosport International Show (del 12 al 15 de enero) la formación inglesa nos mostrará los colores definitivos con los que correrá el Campeonato del Mundo de Rallyes 2017. Pero para irnos haciendo una idea, el propio Malcom Wilson fue el encargado de mostrarnos como se verán, aproximadamente, los coches de Sébastien Ogier y Ott Tänak.

Sin los logos de la bebida energética, así luce el Fiesta RS WRC de Tänak

El tetracampeón francés volverá a contar con el apoyo de Red Bull, que es el gran protagonista en un Fiesta con tonalidades diferentes de azul. Su compañero de equipo no disfrutará de los logos de los toros rojos y su Fiesta tendrá la misma base que la del francés pero sin la bebida energética. Esta situación de contar con decoraciones diferentes en sus dos coches oficiales no se daba en el equipo de Cumbria desde la temporada 2005, cuando sus Focus lucían por separado los logos de Castrol - en el caso de Toni Gardemeister – y BP Ultimate – en el vehículo de Roman Kresta-.

Llama la atención que Ford, de momento, no se haya decidido en volver a involucrarse en el proyecto. Prueba de ello es que sus emblemas no tienen más visibilidad que en las últimas temporadas. También es cierto que el carácter de provisionalidad que ha otorgado M-Sport a estas decoraciones deja abierta la posibilidad de poder llegar a un acuerdo con la marca americana en el caso que finalmente decida regresar al WRC por la puerta grande, de la mano del mejor piloto del mundo y con el dorsal número 1 en la puerta de sus coches.