WRC

- Kevin Muñoz

Ogier, a recuperar el terreno perdido en México

El francés quiere dejar atrás su mal Rallye de Suecia con una victoria en la tercera cita de la temporada del Mundial de Rallyes en el país azteca.

Cambio de tercio. Sébastien Ogier y Citroën afrontarán el Rallye de México con la máxima ambición a sabiendas de que se trata de una prueba que históricamente se le ha dado muy bien al C3 WRC.

En 2017, Kris Meeke cosechó en los tramos mexicanos el primer triunfo en competición del último modelo fabricado por la firma francesa –pese a su épica excursión por un parking en el Power Stage- y el año pasado Sébastien Loeb estuvo peleando por el triunfo hasta que un pinchazo le dejó sin opciones.

Por todos estos motivos y, sobre todo, por contar con un seis veces campeón del mundo en sus filas, el equipo galo está más que convencido de su potencial para esta tercera carrera de la temporada.

"Disfrutamos de dos buenos días de pruebas antes del rallye, en carreteras que fueron bastante representativas del tipo de especiales que tendremos que abordar este fin de semana”, comenta Ogier.

“Tuvimos suerte con el clima durante los test, con mucho calor, aunque obviamente no tanto como en México. Después de un duro Rallye de Suecia, donde no pudimos expresarnos, no puedo esperar para comenzar y aprovechar todo nuestro potencial”.

El Rallye de México es una de las pruebas más especiales del calendario debido a la altitud en la que se disputan las especiales. Con menos oxígeno, los motores deben trabajar de forma perfecta en un entorno hostil.

“Los tramos son preciosos, pero debes tener cuidado en el bucle de la tarde, cuando hace más calor. Las segundas pasadas siempre son difíciles para los coches, especialmente porque la gran altitud significa no solo reducir la potencia sino que también puede causar problemas con la refrigeración", sentenció Ogier.