WRC

- Juan Manuel Fernández Pellón

Ogier probó ayer el Toyota y ahora le toca el Ford

El futuro de Sébastien Ogier es la noticia de la que están pendientes todos los aficionados a los rallyes del mundo. Aunque no hay confirmación oficial el piloto francés probó ayer el Toyota Yaris WRC 2017 y hoy y mañana podría estar listo para subirse al Ford Fiesta WRC 2017.

No se quedó a la Gala de Premios del WRC tras competir en el Rallye de Australia donde acabó segundo tras su compañero Andreas Mikkelsen. Sébastien Ogier quería volver a Europa rápidamente ya que tenía una agenda de lo más apretada. Ayer miércoles y en la zona de Tarragona, Toyota estuvo realizando unos test con su Yaris WRC 2017, que podría haber sido pilotado por el mismísimo Ogier. Todo parace indicar que la formación dirigida por Tommo Makinen habría ofrecido unos 10 millones de euros a Ogier para contar con sus servicios.

Del otro lado, M-Sport, con Malcolm Wilson al frente, le espera con los brazos abiertos y hoy y mañana podría estar probando su nuevo Ford Fiesta WRC. Al ex piloto británico la oportunidad de contar con Ogier le parece inmejorable, un modo de contar con el mejor piloto del mundo, lo que podría ayudar a que Ford retomase el apoyo oficial a este equipo. La tercera firma en liza por los servicios de Ogier, Citroën, no parece que esté en estos momentos en los primeros lugares de la quiniela. Quizás la manera con la que el francés se fue la firma de los chevrones, tiempo atrás, para firmar con VW, aún mantenga algunas heridas difíciles de curar.

Tiempo al tiempo, el Rallye de Montecarlo está a dos meses vista y mucho antes de esa fecha deberemos saber el futuro del cuatro veces Campeón del Mundo.