WRC

- Redacción

Ogier echa “balones fuera”

Aunque es un campeón como la copa de un pino, y es de humanos cometer errores, el pentacampeón culpa a las notas, y no a su pilotaje, su salida de pista en el Rallye de Portugal.

Abandonó después de dañar su Ford Fiesta WRC contra un árbol en el segundo paso de la especial de Viana do Castelo. Había roto la suspensión, y esto lo envió a los árboles en la siguiente curva, forzándole al abandono.

“En lugar de ser un error de pilotaje, fue un error en las notas. Nunca había visto esa pequeña raíz de árbol escondida en el banco en el interior de la curva. Una diferencia de unos pocos centímetros en mi trazada fue suficiente para permitirme descubrir que estaba allí y se rompió la suspensión", dijo Ogier.

“La diferencia de la trazada de dos o tres centímetros me hizo parar y el resto del fin de semana fue inútil porque no había nada que pudiéramos hacer, nada que pudiéramos recuperar. Incluso en el Power Stage, nuestra posición de salida no nos dio la oportunidad de obtener ningún punto”.

“Nunca es divertido hacer eso, especialmente cuando sabes que estábamos en el buen camino. El Fiesta este fin de semana tuvo la velocidad para ganar este rallye. Algunos fines de semana sucede y solo tienes que pasar la página y pensar en la siguiente”.

Después de comenzar el Rallye de Portugal con una ventaja de 10 puntos en el campeonato, Ogier terminó a 19 puntos del ganador de la prueba, Thierry Neuville. Ogier prometió más lucha en el Rallye de Italia Cerdeña el próximo mes (del 7 al 10 de junio).

"Voy a dormir bien, iré a casa y desconectaré con los rallyes nuevamente. Volveré en dos semanas y estoy seguro de que seremos fuertes de nuevo”, agregó.