WRC

- Redacción

Ogier anuncia su retirada para 2020

Sébastien Ogier ha vuelto a decir, ahora en la víspera del Rallye de Finlandia, que el de Citroën será su último contrato en el Mundial de Rallyes. Pilotará, por tanto, hasta finales de 2020.

Algo cambió en la vida de Sébastien Ogier cuando fue padre, algo o mucho, puesto que desde aquel precioso instante junto a su mujer, el piloto, que por entonces pilotaba por Volkswagen, comenzó a replantearse su retirada de la competición de alto nivel para estar más tiempo con la familia.

Fichó por M-Sport Ford, con los que ha obtenido sus títulos 5º y 6º, y volvió a dudar si seguir en el WRC en el momento en el que todo parecía más difícil, con coches más igualados y pilotos como Neuville y Tanak que le hacían correr y arriesgar como nunca.

Aceptó el contrato de Citroën, dos años más peleando en el Mundial por unos títulos que ya no le saben como antes. Tampoco le motiva alcanzar la cifra de Sébastien Loeb, su tocayo, que ostenta el récord de 9 “coronas” en el Mundial.

Con el Citroën C3 WRC lo está teniendo más complicado aún. Ya no gana con la facilidad que lo hizo con el Ford Fiesta, y sobre todo con el Volkswagen Polo. Esto, unido a que cada vez le atraen más otras actividades y retos, así como se muestra más sensibilizado con aspectos como la ecología y el medio ambiente, le han llevado a afirmarse en la decisión de dejar el Mundial de Rallyes cuando acabe 2020.

Para entonces habrá estado en activo en el Mundial 12 años, el primero de ellos en el JWRC, habrá pilotado para Citroën, Volkswagen, Ford y nuevamente para Citroën y habrá ganado prácticamente todas las pruebas del campeonato. Tendrá 6 títulos mundiales, u 8, ya veremos, pero sobre todo mucho más tiempo para pasar con su familia, ahora mismo su gran pasión.

"Mi carrera acabará a fines de 2020 en Citroën", ha explicado el francés. "Quiero cambiar de vida, estar más en casa, ser el mejor padre posible, estar más con mi hijo. Y también otros proyectos de reconversión. Reanudar mis estudios de economía, y la ecología me importa mucho incluso tras pilotar un coche de carreras tantos años. Soy sensible al destino del planeta. También jugaré al golf. Comencé hace poco tiempo, y es adictivo ... y también, sin duda, sigue siendo algo deportivo, pero menos restrictivo".