WRC

- Kevin Muñoz

Nil Solans décimo RC2 en su debut con el Fiesta R5

El piloto catalán completa un completa Rallye de Suecia en su primera experiencia sobre nieve y con el coche de M-Sport.

El Rallye de Suecia no es precisamente una plaza fácil para un debutante, más si hablamos de que la de 2018 ha sido la edición con más nieve y hielo de los últimos años. Si a todo esto le sumamos que debutas con un Fiesta R5, la ecuación se complica exponencialmente.

Pese a todos estos puntos a tener en cuenta, Nil Solans y Miki Ibáñez se han estrenado en la categoría de plata del Mundial de Rallyes con una actuación más que meritoria. Sin la presión de tener que luchar por los puntos al no haber nominado esta prueba para su temporada en el WRC 2, los catalanes salían a los nevados tramos nórdicos con la intención de acumular experiencia en una  superficie poco conocida y sumar kilómetros a bordo del coche con el que competirán este año.

De menos a más, buen rallye para ganar experiencia para los integrantes del Rally Team Spain. | Roberto Saavedra

Con esto en mente, la décima posición final de Solans en la categoría RC2 es más que buena. Sobre todo porque se ha visto una clara progresión en su ritmo y velocidad, ganando confianza con el paso de los kilómetros en un rallye donde brillan, normalmente, los locales.

Tras esta primera toma de contacto con el Ford Fiesta R5 de M-Sport, los vigentes campeones del mundo júnior ya piensan en su próximo objetivo, el Rallye de México. Allí el piloto de Matadepera intentará pelear por los puestos de cabeza del WRC 2 en la que será su primera carrera nominada de la campaña.

La mecánica no respecto al gallego, una lástima. | Roberto Saavedra

En Suecia tuvimos a otro equipo nacional corriendo en las nevadas especiales nórdicas. Amador Vidal, bicampeón de España de rallyes de tierra, competía copilotado por el portugués José Camacho con un Mitsubishi Lancer Evo X.

El gallego, amante de los desafíos, quería probar la experiencia de correr sobre nieve y disfrutar de un rallye clásico del mundial, pero la fortuna no estuvo de su parte. El viernes se vio obligado a abandonar por un problema con el embrague y el sábado tuvo que decir adiós definitivamente a la carrera con un fallo en el diferencial. Una lástima, pero conociendo al bravo piloto de Vimianzo de buen seguro que volverá por tierras suecas para quitarse esta espinita.