WRC

- Kevin Muñoz

Neuville se defiende del ataque de Tänak

El piloto belga mantiene el liderato en el Rallye de Argentina por 6.4 segundos al término del primer bucle del día. Dani Sordo sube a la quinta plaza.

Adiós a la lluvia, salió el sol. Después de una primera etapa marcada por la incesante lluvia que dejó completamente embarrados los tramos, los equipos del WRC está disfrutando de un día esplendido en Argentina.

Con este cambio de condiciones, Ott Tänak ha visto la luz verde para sacar el máximo potencial de su Toyota Yaris WRC en los rápidos tramos próximos a Villa Carlos Paz. El estonio ha ganado dos especiales esta mañana y ha terminado la primera sección a sólo 6.4 segundos del líder, Thierry Neuville.

El jefe de filas de Hyundai se ha defendido como gato panza arriba del portentoso ataque del estonio de Toyota. Neuville ha conseguido ser el más rápido en la primera especial, pero después ha visto como su rival le ha ido recortado diferencias poco a poco. Ahora turno para coger fuerzas en el parque de asistencia antes de afrontar las segundas pasadas.

Tänak está volando en los tramos de la segunda etapa. | Toyota Gazoo Racing WRC

La pelea por la victoria se ha quedado sólo con estos dos protagonistas, ya que el tercero en discordia, Sébastien Ogier, ha sufrido un problema con la dirección asistida de su Citroën C3 WRC, perdiendo casi un minuto en los últimos dos tramos y viéndose relegado a la sexta plaza de la general, justo por detrás de Dani Sordo.

El español ha disfrutado de un mejor ritmo en los tramos de hoy a pesar de haber tenido problemas con el motor de su Hyundai en la primera especial. Aún así, ha pasado de la séptima a la quinta plaza tras el fallo técnico del coche de Ogier y el abandono por accidente de Elfyn Evans.

Por delante del español, completando el podio provisional, se encuentra el segundo de los Hyundai, Andreas Mikkelsen, que está teniendo un interesante duelo con el Yaris WRC de Kris Meeke. El noruego, el británico y el español están en un puño, sólo 12.5 segundos les separa con un Ogier que volverá rabioso a la acción esta tarde y que rueda a 9.3 segundos del cántabro. Todavía queda mucha tela por cortar.