WRC

- Kevin Muñoz

La mili trastoca la llegada de Rovanperä a Toyota

El joven finlandés hará el servicio militar a finales de esta temporada y este cambiará por completo su planificación deportiva.

El deber de cumplir con tu país. Pese a ser una de las naciones más ricas y avanzadas de Europa, Finlandia sigue citando año tras años a sus jóvenes para realizar el servicio militar obligatorio.

La temida mili todavía sigue siendo de obligado cumplimiento en el país nórdico y de ella no se libran ni sus atletas más prometedores. Este es el caso de Kalle Rovanperä, piloto oficial de Skoda en el WRC 2 Pro y que con 18 años “está llamado a filas” para finales de 2019.

Mili o cárcel

Alguno podría pensar en que las autoridades militares finlandesas harían la vista gorda con el piloto con mayor proyección de la especialidad, pero nada más lejos de la realidad. En el mes de octubre el hijo del ex piloto oficial de Seat, Peugeot y Mitsubishi, Harri, deberá cumplir con su deber y durante un periodo de unos 5 a 12 meses deberá entrenarse con las fuerzas armadas de su país junto a otro selecto grupo de 72 atletas.

La reciente victoria en el Rallye de Chile ha cambiado la tendencia de la temporada de Rovanperä. | Jaanus Ree/Red Bull Content Pool

Encuadrado en el regimiento de defensa de Jaeger, en las aproximaciones de la capital Helsinki, Rovanperä deberá hacer frente sin titubeos a este contratiempo para su carrera, ya que saltarse el servicio militar finlandés está penado con pasar los mismos días de ejercicio en prisión.

Toyota a la espera

No es nada nuevo la más que futura relación entre Kalle Rovanperä y Toyota. El director del equipo, Tommi Mäkinen, se ha deshecho en elogios en múltiples ocasiones hacia su joven compatriota y la posibilidad de que unan sus caminos es más factible que nunca a partir de 2020.

El cuatro veces campeón del mundo ya pensó en Rovanperä la pasada campaña después de que Lappi comunicase su marcha a Citroën. Por entonces, el joven finlandés tenía contrato en vigor con Skoda y la cláusula para poder salir del fabricante checo era prohibitiva para la formación japonesa, lo que acabó con Kris Meeke al volante de uno de los Yaris WRC.

Mäkinen siempre ha apostado por el talento y la juventud de Rovanperä. | Lavadinho / SUTTON

Pero en su segundo año completo con Skoda, el contrato de Kalle se dulcifica a finales de esta temporada, siendo factible su salto a la categoría reina siempre y cuando algunos de los cuatro equipos oficiales llamen a su puerta, algo que Toyota hace mucho tiempo que hizo.

¿Esperará Toyota a que Rovanperä finalice el servicio militar? Posiblemente la respuesta será afirmativa. Los rumores de que el finlandés y el equipo dirigido por Mäkinen ya habrían firmado un preacuerdo son cada vez mayores y Toyota acataría el tiempo de espera a sabiendas de llevarse la gran joya del mercado de futuribles campeones del mundo.

Rovanperä es una de las piezas más deseadas por el director de Toyota. Sin ir más lejos, hace tres años –en plena fase de desarrollo del primer Yaris WRC durante unas jornadas de test en Cataluña- Mäkinen reconoció en AUTOhebdo SPORT que le encantaría contar con Kalle y que le dejaría probar el coche japonés cuando él quisiese.

Latvala, en la cuerda floja

La contratación de Rovanperä sería un movimiento clave para Toyota. Primero por hacerse con el piloto joven con mayor proyección de la especialidad y segundo por su experiencia al volante de los R5.

Los hombres de Tommi Mäkinen ya tienen en marcha el proyecto del Yaris R5, por lo que el desembarco del hijo de Harri –que es muy amigo del cuádruple campeón finés- también ayudaría en este aspecto.

Además, de esta manera Toyota realizaría el cambio generacional idóneo entre finlandeses. Jari-Matti Latvala cada día está más fuera de forma, se le nota, la presión le está pudiendo al verse superado en todos los rallyes por Ott Tänak.

Timo Jouhki es el hombre clave para propiciar la llegada de Rovanperä a Toyota. | Delfi Sport

Ya han empezado a saltar las alarmas dentro del seno del equipo japonés, que consideran a Rovanperä como el heredero natural de Latvala, que a sus 34 años pocas opciones tiene de pelear por un mundial que le ha sido esquivo durante más de una década.

Otro punto a favor de este movimiento de sillas entre compatriotas sería la figura del conocido manager, Timo Jouhki, que es el encargado de gestionar la carrera deportiva de ambos y que de esta forma seguiría manteniendo en Toyota –equipo nacido y gestionado por finlandeses- a uno de sus pilotos.