WRC

- J.M. Fernández Pellón

Mikkelsen mejora el Citroën C3 WRC

Tras el Rallye de Italia Citroën Racing realizó unos test en Polonia para preparar la siguiente cita del calendario. Andreas Mikkelsen introdujo algunos cambios en el C3 WRC, que han sido homologados por la FIA.

Fueron cuatro días de tests en la región de Mikolajki. Andreas Mikkelsen-Anders Jæger, Craig Breen-Scott Martin y Stéphane Lefebvre-Gabin Moreau se turnaron al volante mientras adaptaban los reglajes del Citroën C3 WRC a las características específicas de las carreteras polacas. Después de esta sesión, Citroën Racing sometió dos mejoras a la aprobación de la FIA: homologación de un nuevo diferencial trasero y un ‘comodín’ mecánico para modificar el reparto de par entre los ejes. Tras una serie de resultados que no han cumplido los objetivos, Citroën Racing ha renovado su decisión de volver a luchar por el podio y en Polonia prescinden de Kris Meeke, a quien tras su salida de carretera en Italia, le han dado unas cortas vacaciones para que reflexione sobre su forma de afrontar los rallyes.

Tras ganar una vez y terminar segundo dos veces en los últimos tres años, Andreas Mikkelsen tiene buenas razones para confiar en conseguir un buen resultado en el Rally de Polonia. Debido a un retraso en la preparación de los nuevos componentes, su C3 WRC será el único que lleve el ‘comodín’ recién homologado. Ambos cambios han sido introducidos en el C3 por indicaciones del piloto noruego, que ha trasladado a su nuevo equipo la experiencia acumulada en sus años en Volkswagen, cuyo Polo WRC 2017 estaba ya totalmente configurado por sus pilotos cuando la marca anunció su retirada de la competición. Si las carreteras están secas, Andreas también podría beneficiarse de una buena posición de salida el primer día, lo que le dará la oportunidad de estar bien colocado en las próximas etapas. Junto a él estarán  Craig Breen y Stéphane Lefebvre que vuelve a la acción con el C3 WRC tras perderse el de Rallye de Italia.