WRC

- Kevin Muñoz

El mercado de pilotos del WRC entra en su fase decisiva

Sébastien Ogier es la piedra angular, su decisión marcará el destino del resto. Lappi, Meeke y Latvala son los otros nombres propios de este final de temporada.

Llega el otoño y la temporada del Mundial de Rallyes entra en su etapa final. Con solo tres pruebas por disputarse y con la pelea por el título al rojo vivo entre Thierry Neuville, Ott Tänak y Sébastien Ogier, la acción en los despachos se vuelve igual de intensa que en los tramos.

El mercado de pilotos está ante uno de sus años más intensos, con muchos protagonistas quedando libres al término de esta campaña. Tras la renovación de Neuville por Hyundai, la pieza más codiciada es, sin duda, Ogier.

El pentacampeón mundial tiene la sartén por el mango, a sabiendas de que podrá elegir destino y condiciones para 2019. Si hace meses se daba casi por hecho su continuidad en M-Sport Ford, los últimos resultados y la tendencia al alza de Hyundai y Toyota respecto al equipo de Malcolm Wilson ha hecho que el francés se remplantee su futuro próximo.

En esa tesitura aparece la enésima oferta de Citroën. Ogier nunca ha terminado de ver con buenos ojos volver a la casa donde se formó después de salir por la puerta de atrás por su lucha con Sébastien Loeb. Pero de aquella Citroën que dejó el de Gap a finales de 2011 queda más bien poca, por no decir nada.

Lappi es otra de las opciones que baraja el equipo Citroën. | McKlein / SUTTON

El nuevo directo de la marca francesa, Pierre Budar, ha dejado claro por activa y por pasiva que su opción prioritaria es el regreso del hijo pródigo. Citroën sabe que si quiere volver a la senda del éxito que abandonaron con la retirada de Loeb, deben contar con el otro ‘Seb’.

Además, después de dos temporadas muy irregulares con los C3 WRC, el equipo con sede en Versalles también ha puesto la mirada en uno de los pilotos con mayor proyección, Esapekka Lappi. El finlandés, ganador del rallye de su país en 2017, termina contrato con Toyota y parece dispuesto a abandonar la estructura de Tommi Mäkinen para hacer frente el desafió de Citroën. Lo que faltaría por saber es si como primera espada o como escudero de Ogier.

De concretarse este doble fichaje, la vacante de Lappi en Toyota la podría ocupar Kris Meeke. El británico, que fue despedido por Citroën a media temporada por sus múltiples accidentes, ya ha estado negociando con Mäkinen y se convertiría en otra baza más para el equipo japonés para pelear por los triunfos junto a Ott Tänak.

De hecho, Toyota es otra de las formaciones que tiene que acabar de definir su plantel de pilotos, ya que solo cuenta con Tänak con contrato para el próximo año. Así que habrá que ver dónde termina finalmente Jari-Matti Latvala, que los últimos rumores también le habían situado de vuelta a M-Sport (en caso de marcha de Ogier).

Lo dicho, mucho pescado por vender en un mercado de pilotos que está al rojo vivo.