WRC

- Claudio Luna

Markku Alen, el campeón fantasma

El piloto finlandés fue campeón del mundo de rallyes en 1986, pero solo durante 2 meses, el tiempo que tardó la FIA en anular el resultado del Rallye de San Remo de ese año.

La historia de Markku Alen en el Mundial no deja de ser curiosa. En primer lugar, fue el último campeón de lo que anteriormente se llamaba Copa de Pilotos, un año antes (1978) de que la FIA pusiera el nombre definitivo a la competición, Mundial de Rallyes, con títulos para Pilotos y Constructores.

En segundo lugar, Markku Alen fue uno de los pilotos más relevantes de la extinta época gloriosa de los Gr. B, ya que fue uno de los que más victorias consiguió al volante de estos coches monstruosos, en su caso con los Lancia 037 y Lancia S4. También ha sido uno de los nombres más aclamados en Finlandia, su país natal, donde logró seis victorias entre 1976 y 1988.

Por último, y lo más interesante quizá, es el anecdótico final del Mundial de Rallyes de 1986, un año en el que Alen corría con Lancia, haciendo equipo con Dario Cerrato y Miki Biasion. En el Rallye de Sanremo, el antepenúltimo de la temporada, enfrente tenían a la potente escuadra Peugeot, que contaba con tres 206 T16 para Juha Kankkunen, Timo Salonen y Bruno Saby, aparte de Andrea Zanussi que se jugaba el campeonato italiano.

Pues bien, los Peugeot dominaron esta prueba, pero fueron excluidos por unos listones de madera que llevaban por debajo del chasis, con lo que la carrera concluyó con victoria de Alen por delante de Cerrato y Biasion, todos con los estupendos S4. Alen se proclamaba después campeón del mundo al finalizar segundo en Gran Bretaña, y a falta únicamente del Rallye de EE.UU. Sin embargo, en diciembre de ese año, la apelación de Peugeot ante la FIA por su exclusión en Sanremo surtía efecto, y la clasificación de aquel rallye quedaba anulada. Los puntos se restaban y el campeonato lo ganaba Juha Kankkunen, 14 por delante de Alen, que de esta forma perdió su efímero título.