WRC

- Redacción

Loeb, ante su nuevo reto

En pocos días comenzará el Rallye de Montecarlo, donde volverán a verse las caras los dos Séb más competitivos del Mundial de Rallyes.

Por mucho que nos lo imaginemos, hasta que los coches no empiecen a rodar en el sur de Francia, no tendremos una referencia sobre cómo se acoplaran Sébastien Loeb y Sébastien Ogier a sus nuevos respectivo coches, el Hyundai i20 Coupé wRC y el Citroën C3 WRC.

La decisión de Loeb de unirse al fabricante coreano en seis carreras de 2019 -su programa más largo desde que dejó el WRC como piloto a tiempo completo a finales de 2012- no deja de ser intrigante.

Todas y cada una de las 79 victorias, y los nueve títulos del francés, los ganó durante su estancia en el equipo Citroën.

Pero todo ha cambiado. Otro Sébastien está teniendo un gran éxito en el WRC, Ogier en este caso. El de Gap se se unió al equipo francés este año, por lo que las posibilidades de que Loeb ocupara un tercer puesto en el C3 WRC eran extremadamente escasas. Los dos eran menos compañeros, pero no amigos, dentro de Citroën en 2011.

Hyundai se movió rápido para asegurarse los servicios del hombre más exitoso en la historia del campeonato. Fue una jugada inteligente para un equipo que está desesperado por ganar la corona de fabricantes tras cinco intentos fallidos y es una gran noticia para las legiones de aficionados al WRC de todo el mundo, que volverán a ver al "viejo maestro" en acción.

También significa que habrá seis enfrentamientos cara a cara con su gran rival, Ogier, todos los cuales serán seguidos con inusitado interés, porque, no hay que equivocarse, independientemente de los apretones de manos que la pareja compartirá antes de cada rallye, una vez que los cascos estén puestos estos son dos pilotos querrán pasar “por encima” de su adversario.

Pero para sacar ventaja al actual campeón, Loeb tiene mucho trabajo. Ha entrado en un equipo completamente nuevo, pilotará un coche WRC que no es un Citroën por primera vez en su carrera y trabajará con un nuevo director de equipo en Andrea Adamo. Además, solo tendrá dos días para probar el i20 antes de que comience el Rallye Montecarlo (del 24 al 27 de enero) debido a sus compromisos con el Rallye Dakar.