WRC

- Laura Martín

Loeb prueba el nuevo Citroën C3 WRC

El francés, retirado de esta disciplina desde 2012, aunque corriendo de forma intermitente algunas pruebas, se ha puesto al volante de los nuevos WRC.

El nueve veces campeón del mundo de rallyes, Sébastien Loeb, se ha subido a bordo del Citroën C3 WRC por primera vez. De esta forma ha podido experimentar las sensaciones que trasmiten las nuevas unidades de Citroën que están compitiendo esta temporada por el título mundial. El test se ha realizado por carreteras asfaltadas en Francia.

A Loeb le picaba la curiosidad, eso ya lo sabíamos, pues el pasado 26 de julio anunció su regreso como piloto de desarrollo del Citroën C3 WRC. Abandonó su andadura en esta disciplina en 2012, cuando ganó su noveno título del mundo. Después continuó compitiendo en el mundial de rallyes de manera intermitente, corriendo 4 pruebas en 2013 y el Montecarlo en 2015 (donde tuvo que abandonar). El último coche del mundial de rallyes con el que Loeb pudo correr fue con el Citroën DS3, de ahí su curiosidad por saber cómo se comportan estas nuevas máquinas voladoras.

Sus deseos son “órdenes”

Por eso Yves Matton, jefe de equipo de Citroën, ha querido satisfacer su deseo y le ha concedido la oportunidad de probarlo. Además, de esta forma tienen una muy buena oportunidad para mejorar el coche que les ha estado dando problemas desde el principio de la temporada.      

Loeb, recién llegado del Mundial de Rallyscross en el que compite con Peugeot, ha probado los coches de Kris Meeke, Craig Breen y Stéphane Lefebvre (aunque esta temporada se estén dando tantos bailes de pilotos).

Otra de las razones por las que el test ha tenido lugar sobre asfalto se debe a que la próxima prueba del campeonato es en Alemania para, semanas después llegar a España (única prueba mixta del calendario pero con preponderancia por el asfalto). Por ahora habrá que esperar a que Loeb vaya cogiéndole el punto al coche para que pueda ir mejorándolo como él sabe hacer y ha demostrado durante todos estos años.