WRC

- Kevin Muñoz

La liberación de Dani Sordo

Con su victoria en el Rallye de Italia, el cántabro se quita definitivamente la etiqueta de especialista de asfalto.

Con 165 pruebas mundialistas a sus espaldas, 13 temporadas como piloto oficial, 45 podios y 2 victorias, por fin, Dani Sordo vuela libre. El de Puente San Miguel se ha labrado una extensa carrera en el Mundial como pocos pilotos han logrado en las últimas décadas pueden presumir.

Cuestionado y hasta en ocasiones ninguneado en España –algo muy típico de nuestro país-, Sordo ha llegado a su plena madurez como piloto mejor que nunca.

A sus 36 años es considerado como uno de los competidores más fiables de los que compiten en el Campeonato del Mundo. Su victoria en Cerdeña, además, le libera definitivamente de esa maldita etiqueta de piloto de asfalto. Quien haya seguido sus carrera en las últimas temporadas sabrá que, desde la llegada del nuevo Hyundai en 2017, sus mejores actuaciones han sido en este terreno.

Durante todo el fin de semana he podido seguir de cerca a Dani Sordo. Ya desde el pasado Rallye de Portugal desprende otra mirada, sus ojos denotan ambición, aunque él siempre trate de rebajar la tensión competitiva con su buen humor.

Sordo ha celebrado en grande su victoria en Alghero. | Fabien Dufour

En Oporto vi a un Sordo decepcionado, que se creía, casi por primera vez en mucho tiempo, que era capaz de ganar a la flor y nata del campeonato. En Alghero, un rallye que no le gusta mucho “porqué patina”, seguía convencido de ello.

Con exhibiciones como las que ha tenido en este rallye, aguantando el envite de un Tänak que a día de hoy es el más rápido del campeonato, Sordo nos ha vuelto a dejar patente que si no ha ganado más pruebas en el Mundial, seguramente, sea por el aspecto psicológico.

Para mí, Dani es una especie única dentro del WRC. No hay otro piloto como él fuera y dentro del coche. Es diferente a toda la fauna que tenemos y eso, en un campeonato dominado por franceses y nórdicos, hacen del carácter del cántabro un oasis de naturalidad en medio del desierto.

Espero y deseo que esta victoria, con la fortuna que tantas veces le ha sido esquiva y que tan importante es en el mundo del motor, sea un punto de inflexión en la parte final de su carrera deportiva. Talento le sobra, experiencia también, si él quiere y su coche le deja, nos seguirá dando muchas alegrías.