WRC

- Kevin Muñoz

Lappi, como Mäkinen en 1994

El director del Toyota Gazoo Racing encuentra muchas similitudes entre los primeros triunfos mundialistas de ambos.

El domingo al mediodía era difícil encontrar dos hombres más contentos en el mundo que Esapekka Lappi y Tommi Mäkinen. El primero acaba de hacer historia inscribiendo su nombre al ilustre palmarés de ganadores del Rallye de Finlandia junto a su copiloto Janne Ferm, mientras que el segundo veía recompensado todos los esfuerzos de su equipo subiendo a lo más alto del podio en el rallye de casa.

Las carreras de Lappi y Mäkinen empiezan a tener cierta similitud, más si cabe tras la exhibición realizada por el piloto de 26 años en los tramos próximos a Jyväskylä. Precisamente, la nueva estrella del Mundial de Rallyes logró el domingo igualar un peculiar récord que hasta ese momento ostentaban el propio Mäkinen y Marcus Grönholm: ganar antes que subir al podio en el WRC.

El patrón del equipo Toyota lo consiguió en 1994, cuando al volante de un Ford Escort Cosworth de la época se hizo con un sorprendente triunfo en el Rallye de los 1000 Lagos.

El equipo Toyota Gazoo Racing celebró por todo lo alto el triunfo en el podio de Jyväskylä | Lavadinho / SUTTON

No es de extrañar que todo lo vivido este fin de semana en los rápidos tramos finlandeses le haya refrescado la memoria al veterano finlandés volador. “Todavía recuerdo mi primera vez ganando aquí en Finlandia”, explica Tommi Mäkinen en la web oficial del campeonato. “Fue exactamente un fin de semana como este. Recuerdo cada momento, aunque hace ya más de 20 años, y estoy seguro de que a Esapekka y Janne les pasará igual”.

“Tenía la sensación antes del rallye de que Esapekka podía conseguirlo. Sabía que él podría concentrarse fácilmente para este tipo de momento y estaba absolutamente seguro de que iba a hacerlo”, concluye un orgulloso Mäkinen, que ve como las críticas, dudas e incluso burlas que recibió durante el proceso de desarrollo del Yaris WRC se han convertido en alabanzas, felicitaciones y reconocimientos.

El bueno de Tommi siempre fue un piloto muy determinado y como director de equipo está demostrando que goza del mismo talante. Si a eso le añadimos que siempre tuvo ‘flor’, podemos asegurar que Toyota ha vuelto para ganar y con Lappi tiene un arma de presente y futuro muy valiosa.