WRC

- Redacción

Julien Ingrassia: “El Cóndor es especial, pero no mi preferido”

El copiloto francés, que disputará el Rallye de Argentina junto a Sébastien Ogier por décima vez, responde a las preguntas sobre su relación con el país y el rallye.

¿Cuál es su mejor experiencia en esta prueba?

"Probablemente no sea un recuerdo deportivo, ya que nunca hemos ganado aquí, así que es difícil para mí destacar un año en particular, porque siempre hay algo que todavía está ahí... De 2011 tengo buenos recuerdos, ya que fuimos muy rápidos en la que era nuestra segunda participación, pero diría que mi experiencia más memorable fue nuestra primera visita a Argentina cuando vivimos el ambiente tan especial del tramo de El Cóndor. Por supuesto que hay muchas otras especiales durante el año donde hay gran cantidad de gente, pero no en la misma escala, y esos tramos generalmente están cerca de un pueblo o una ciudad. En El Cóndor, estás a 2.000 metros sobre el nivel del mar, casi en medio de la nada, rodeado de paisajes desérticos como la luna. Es algo más".

¿Durante el rallye tiene tiempo de darse cuenta de la gran cantidad de aficionados que hay?

“Durante las etapas, siempre es difícil para el copiloto comprender lo que está sucediendo a nuestro alrededor. Ya que El cóndor se disputa cuesta arriba, tienes un poco de tiempo para observar lo que está sucediendo. ¡Pero el inconfundible olor de las barbacoas, el famoso asado, se infiltra en la cabina y en nuestras fosas nasales a pesar de todo! Como el tramo de carretera que conduce a esta especial no es difícil para los copilotos, también tenemos la oportunidad de ver las decenas y decenas de kilómetros de coches estacionados al lado de la carretera".

Entonces, ¿El Cóndor es su tramo favorito?

No, de hecho no lo es. Y todavía menos Mina Clavero–Giulio Cesare, que se celebra muy cerca de allí. Es tan duro y el terreno se rompe tanto, que es un poco una lotería. Siempre hay un gran riesgo de encontrarse una piedra grande en medio de la pista. Si eso ocurre, se puede sufrir un pinchazo fácilmente, o perder una rueda”.

¿Ha tenido la oportunidad de probar la cultura local a lo largo de los años?

“Las primeras veces siempre llegaba un poco antes para tomarme el tiempo de comprobarlo todo, lo que permitía echar un vistazo, porque eso también es una parte importante de los rallyes para mí. Por desgracia, nunca he estado de vacaciones aquí, pero algún día me gustaría visitar la Patagonia. Vine al Dakar 2015 como espectador, así que conozco algunos sitios buenos”.

¿Qué restaurante recomendaría en Villa Carlos Paz, la sede del rallye?

“Especialistas en el ‘bife de chorizo’ sin duda saben incluso mejores sitios que yo, pero fui a La Volanta hace unos años y pensé que era un buen sitio para empaparse del ambiente y sentir la pasión de los argentinos por el rallye, con todos esos pósters, gorras y fotos adornando las paredes”.

LOS SECRETOS DE CITROËN

Sébastien Ogier y Julien Ingrassia realizaron una actuación impresionante en el Rallye de Argentina en 2011 en su segunda participación en la prueba, el dúo francés mantuvo una clara ventaja hasta que su inexperiencia les pasó factura en la última etapa. Didier Clément, el ingeniero jefe de carrera en esa época y ahora coordinador técnico y deportivo de Citroën, recuerda ... “Las pistas en Argentina son bastante inusuales, con muchas rocas escondidas, pero a veces se llega a velocidades muy altas y, en general, se necesita mucha experiencia para hacerlo bien en este rally. En 2011, Seb tenía solo 27 años y no había competido en Argentina más que una vez antes, en la que consiguió una modesta séptima posición en 2009 con el C4 WRC. Se enfrentaba a un grupo de pilotos experimentados ese año, como Loeb, Solberg, Hirvonen y Latvala. Hasta el domingo por la mañana, había impresionado a todos con su madurez y control, ofreciendo una actuación increíblemente consistente, con tres victorias de tramo y su peor resultado había sido un quinto. Tenía la carrera prácticamente ganada al iniciar la etapa del domingo, pero en el último kilómetro del único tramo de verdad del día, Aschochinga–Aqua de Oro con más de 48 kilómetros, giró un poco pronto al entrar en una curva y volcó el coche. Tuvo que completar los tres tramos siguientes sin dirección ni spoiler trasero. Como resultado, terminó en tercer lugar, pero no sin haber logrado causar una gran impresión”.