WRC

- Kevin Muñoz

Jari-Matti Latvala, la enciclopedia del WRC

El piloto finlandés es un auténtico apasionado de la especialidad y en Alemania nos volvió a demostrar su extenso conocimiento.

Que Jari-Matti Latvala es uno de los tipos más simpáticos y agradables que te puedes encontrar en el Mundial de Rallyes, no es nuevo. Su carisma le precede desde hace más de una década en la élite, convirtiéndose por derecho propio esta temporada en el piloto más con más participaciones en el WRC.

Pero además de su simpatía, el finlandés se destaca por ser un gran estudioso de la historia del Mundial, además de un amante de las épocas precedentes de la especialidad que ha disfrutado de forma tan directa en los últimos lustros.

Durante la rueda de prensa posterior del pasado Rallye de Alemania, Latvala volvió a hacer gala, ante la ante mirada de la prensa internacional que se reunió en Bostalsee, de su inmenso conocimiento y memoria de la historia del campeonato.

Latvala volvió a demostrar todo su conocimiento en la rueda de prensa de Alemania. | McKlein

Todo sucedió cuando la presentadora de la conferencia, la inglesa Becs Williams, le preguntó sobre si se acordaba del último triplete que había cosechado el equipo Toyota en el WRC en 1993 y que él y sus compañeros acababan de reeditar en el país germano.

La respuesta no se hizo esperar. “Juha Kankkunen, Markku Alén e Ian Duncan, en el Safari”, afirmó el finlandés volador con la contundencia de alguien que conoce muy bien la historia.

La reacción en la sala de prensa fue un ‘Ooohh’ de admiración de todos los presentes, una vez más Latvala había sacado a relucir su conocimiento casi enciclopédico. Pero la historia no terminó ahí, ya que acto seguido, Tänak le preguntó quién era Ian Duncan, a lo que el nórdico concretó: “Un chico local de Kenia”.

La escuadra Toyota al completó que copó las cuatro primeras plazas del Safari de 1993. | Toyota

Genio y figura, a Latvala le tentaron con la posibilidad de que dijese el nombre del cuarto clasificado de aquel Safari del 1993, que también era piloto de Toyota…”No me acuerdo ahora de su nombre, pero sí sé que era un piloto japonés”, contestó entre risas.

Jari-Matti no iba desencaminado, ya que el cuarto lugar en aquella edición del rallye africano fue para el nipón Yasuhiro Iwase, que completó el espectacular póker que cosechó Toyota en la prueba más dura del mundo.