WRC

- Kevin Muñoz

Henning Solberg, el rey de la improvisación

El veterano piloto noruego volvió a tirar de imaginación para completar el pasado Rallye de Suecia.

La experiencia es un grado y en los rallyes, todavía más. Muestra de ello fue la capacidad de improvisación que demostró, una vez más, uno de los pilotos más queridos y simpáticos del Mundial de Rallyes, Henning Solberg.

El noruego disputó el pasado Rallye de Suecia al volante de un Skoda Fabia R5. Pese a su esfuerzo, en ningún momento pudo plantar cara a los pilotos oficiales de Skoda y M-Sport del WRC 2, pero ello no desanimó al mayor de los Solberg, que lo intentó hasta el final.

Pero fue la pericia y habilidades para afrontar una situación atípica lo que destacamos hoy del veterano piloto nórdico. En el noveno tramo de la cita sueca, Solberg volcó su coche, dejando muy agrietada la luna delantera, lo que le obligó a completar los otros dos tramos del bucle sin apenas visión. La sorpresa para Henning fue cuando al llegar al parque de asistencia de Torsby, su equipo – privado – no contaba con una luna de recambio, por lo que se iba a hacer muy difícil y largo el rallye para el hermano del Campeón del Mundo de Rallyes de 2003.

Momento del vuelco de Solberg en el TC9 del Rallye de Suecia

Entonces, al bueno de Henning se le ocurrió pedir ayuda a través de la radio oficial del WRC. Tras realizar su petición, en la asistencia apareció un Skoda Fabia de serie de unos aficionados, los cuales permitieron al equipo de Solberg coger prestada la luna delantera de su vehículo de alquiler para que el piloto escandinavo pudiese seguir en carrera.

La capacidad de improvisación y del uso de la cinta americana solventó los lógicos problemas de ajuste al Fabia R5, y permitió a Henning Solberg continuar en carrera dando espectáculo. Eso sí, en la parte alta de la derecha de la luna lucía un ‘sponsor’ que no había pagado para estar en la fiesta de Solberg, se trataba de Europcar.

No es la primera vez que el noruego tira de improvisación para solventar un problema. El año pasado, sin ir más lejos, en el Rallye de Portugal logró sofocar un conato de incendio en su Ford Fiesta WRC utilizando su ropa interior ignífuga.

No será el piloto más rápido, ni el más preparado físicamente – le gusta el buen comer –, pero sin duda es uno de los competidores con más imaginación de los que compiten en el Mundial y eso, afortunadamente, también forma parte de los rallyes.