WRC

- Kevin Muñoz. Fotos: GSB Rally Motorsport

El Fiesta en modo Monte Carlo

A diez semanas del inicio de la temporada 2017 del Campeonato del Mundo de Rallyes, M-Sport ya prueba su nuevo Ford Fiesta RS WRC sobre asfalto y nieve.

Las montañas de la frontera franco-italiana han sido el escenario elegido por M-Sport para llevar a cabo el primer test de su Ford Fiesta RS WRC en condiciones parecidas a las que se encontrarán en el próximo Rallye Monte Carlo de 2017.

El equipo británico está en la fase final del desarrollo de su nuevo World Rally Car y ha buscado una localización que pueda recrear las carreteras de asfalto con hielo y nieve de la cita monegasca. Así, los Alpes y la gran altitud están siendo una exigente prueba para el nuevo coche de los chicos de Malcolm Wilson.

El trabajo aerodinámico del Fiesta salta a la vista, con líneas muy agresivas

El piloto encargado de realizar dicho test ha sido Elfyn Evans. El galés, que esta temporada ha disputado el WRC 2 con un Fiesta R5 Evo, está a la espera de ser confirmado nuevamente como piloto de M-Sport en la máxima categoría.

De hecho, todo estaba casi cerrado para que el hijo del ex piloto de Seat, Gwyndaf, tomase el relevo de Ott Tänak en la formación DMACK en 2017, pero la repentina retirada de Volkswagen de la competición y la consecuente liberación de sus pilotos, ha paralizado todos los movimientos hasta que se haya esclarecido el futuro de Sébastien Ogier, el más deseado por Wilson, Jari-Matti Latvala y Andreas Mikkelsen.