WRC

- Kevin Muñoz

El último intento fallido de Citroën para retener a Ogier

El fabricante galo llegó a ofrecerle un volante en el programa de Peugeot en las 24 Horas de Le Mans.

Hace un año se anunciaba la vuelta del hijo pródigo a Citroën. Después de seis títulos mundiales -cuatro con Volkswagen y dos con M-Sport Ford-, Sébastien Ogier volvía a la casa que le dio la oportunidad de llegar a la élite de los rallyes y lo hacía con el objetivo de devolver a la firma de Versalles al lugar más alto del Mundial.

Pero en el mundo de la competición -como en la vida misma-, todo sucede muy rápido y si las cosas no se hacen correctamente el resultado suele ser negativo. Así, después de sólo trece rallyes con el C3 WRC, Ogier decidió cortar por lo sano y desvincularse de Citroën antes de afrontar en 2020 la que será su última temporada en el WRC y que, como bien sabréis, la correrá con Toyota.

Después de unas semanas intensas, con la despedida del hexacampeón y la retirada ipso facto de Citroën de la especialidad, el director del equipo francés, Pierre Budar, concedió una entrevista a nuestros compañeros galos de AUTOhebdo.

Budar lo intentó todo, pero no pudo retener a Ogier. | WRC

En ella, el hombre que obró el milagro de la vuelta de Ogier a Citroën tras ocho años, confiesa los detonantes de la decisión tomada por el piloto de Gap. “Fue después de Alemania que comenzamos a tener conversaciones con Sébastien sobre el hecho de que tenía dudas”, comenta Budar. “En ese momento sabes que estás presionado. En cualquier caso, sabíamos que teníamos que hacer algo. Tratamos de hacer lo mejor que pudimos. Esto nos permitió realizar grandes progresos, pero no oculto que el problema de España no nos ayudó a revertir sus dudas. Compartimos con él lo que teníamos para 2020, que estaríamos mucho mejor preparados que para 2019, con muchos desarrollos que habrían sido homologados para Montecarlo, pero al final tomó su decisión. Eso es todo. No hemos sido lo suficientemente convincentes”.

A su vez, reconoce que la finiquitación del contrato que unía a ambas partes ha llegado de forma amistosa. Además, Budar añade que lo intentó todo hasta el final para retener en sus filas a Ogier, llegándole a ofrecer un puesto en Peugeot para cuando la marca del león regrese al WEC y las 24 Horas de Le Mans en 2022. Una propuesta interesante, pero no del todo tentadora para el francés que, además, uniéndose a Toyota este año tiene la posibilidad de llegar a La Sarthe por otra vía.

Budar también ha explicado en la entrevista que tanteó el mercado de pilotos y que conversó con Thierry Neuville, pero obviamente el belga rechazó a Citroën ya que tiene contrato en vigor con Hyundai y los franceses únicamente le podían ofrecer un año al completo -ya que posiblemente en 2021 hubiesen bajado la persiana del programa-. Además, el dirigente francés no descarta vender o alquilar las unidades actuales de C3 WRC a equipos privados que quieran competir con ellas.