WRC

- Redacción

Esapekka Lappi: “Cada curva tiene agarre diferente en Alemania”

El Rallye de Alemania, que se disputa sobre una superficie en la que el finlandés comenzó su carrera en el karting, es el siguiente reto de Lappi, y en el que espera seguir mejorando.

¿Qué le hace ser diferente?

El asfalto sucio, sobre todo cuando llueve, y en cada curva. Para ser sincero, nunca me ha gustado realmente. Dicho esto, el año pasado llevamos un buen ritmo, y aunque nos aprovechamos de los errores de algunos de nuestros rivales, subimos al podio. Esto demuestra lo importante que es aquí la regularidad.

¿Qué es más complicado en Alemania, analizar bien el estado del asfalto en cada momento o contar con buena información de los ouvriers?

Para mí, es juzgar en cada momento el nivel de adherencia. Nuestros ouvriers hacen un gran trabajo, aunque es evidente que cuando las condiciones se complican, es más importante tener la información adecuada en el momento justo. Pero el nivel de adherencia puede cambiar mucho de una curva a la siguiente, así que juzgar en cada momento la situación es el mayor desafío al que nos enfrentamos en un terreno muy deslizante.

Parece que aquí la experiencia es fundamental…

Esta será la sexta vez que participe aquí, y la tercera en un WRC, así que creo que todavía tengo que mejorar en la especial de Panzerplatte. El año pasado, estaba a dos y tres décimas por kilómetro del mejor tiempo, lo que no está mal, pero tengo que intentar recuperar esos diez segundos. Una de las claves es gestionar bien los neumáticos. Creo que lo hice bien el año pasado, ya que estaban en buenas condiciones al final, así que tendré que ir un poco más rápido este año.

En Córcega dijo que su experiencia en el karting le ayudaba a la hora de elegir las trayectorias…

Sí, pero no estoy seguro de que esto me vaya a ayudar aquí en unas carreteras tan estrechas y sucias.

Esta prueba se describe como si fueran tres rallys en uno. ¿Qué zona es su preferida?

Mi parte favorita es la de las especiales de la zona de Saarland. Es más natural, con un poco más de espacio, y los pequeños errores no te penalizan inmediatamente chocando contra una cuneta o un muro, que es lo que sucede en la zona de los viñedos.

Después de Finlandia, que disputaron en 2011 y 2012, fue en el Rallye de Alemania de 2012 cuando Esapekka Lappi y Janne Ferm hicieron su tercera aparición en una prueba del campeonato del mundo, siendo la primera que disputaban sobre asfalto, y una vez más lo hicieron al volante de un Citroën C2 R2 Max. Se mantuvieron en cabeza de su categoría hasta la última especial, donde desafortunadamente se tuvieron que retirar debido a un problema mecánico. Esapekka recuerda las primeras especiales de su carrera…

En esa época, no corría más que en tierra, así que necesitaba tener experiencia sobre asfalto. Quería conocer este rallye, porque contaba con la reputación de ser duro e imprevisible. El rallye hizo honor a ello y pasé un fin de semana sin descanso. En un coche de dos ruedas motrices sobre unas pistas embarradas, pasé mucho tiempo derrapando. Recuerdo haber tenido un toque adelante en el Panzerplatte. En la última especial, tuvimos un problema con un sensor que nos obligó a retirarnos. Pero fue una experiencia enriquecedora”.