WRC

- J.M. Fernández Pellón

Dios los cría...

La séptima jornada de test de la F1 en el Circuito de Cataluña ha reunido en torno a la mesa a cuatro grandes conocidos por sus andanzas en el WRC. Carlos Sainz, Luis Moya, Guenther Steiner y Mario Isola, seguro que han dejado de lado por un momento la F1 para rememorar tiempos pasados.

Como es habitual cada año, Luis Moya se acercó hoy al Circuito de Barcelona para visitar a todos los amigos que tiene dentro del paddock de la F1. Seguramente a quien primero telefoneó para decirle que acababa de llegar al circuito fue a Carlos Sainz. Su “piloto”, con el que logró los dos títulos mundiales del WRC en 1990 y 1992 ha estado allí, como un clavo, durante las dos semanas en las que se han estructurado estas dos tandas de entrenamientos oficiales de pretemporada, en las que su hijo Carlos estrenaba el McLaren MCL34 con el que competirá esta temporada.

La parada para comer de hoy ha querido reunir a Carlos y a Luis con dos viejos conocidos del mundo de los rallyes, el italiano Guenther Steiner, ahora director del equipo Haas y a Mario Isola, en Pirelli Motorsport. Precisamente en el hospitality de la firma italiana ha tenido lugar esta comida.

Carlos y Luis han trabajado en el pasado con ambos. En el caso de Steiner en su época en Lancia, ya que el italiano estuvo por entonces en el Jolly Club, coincidiendo más tarde en Ford Motorsport con el Ford Focus WRC. En cuanto a Mario Isola, Pirelli ha sido una de las marcas de neumáticos con las que más ha trabajado Carlos Sainz. De hecho los dos títulos mundiales, en 1990 y 1992, ambos con Toyota, también fueron llevando neumáticos Pirelli.