WRC

- Redacción

Confidencias del WRC: Kankkunen engañó a Burns

En el Rallye de Argentina de 1999 Juha Kankkunen ganaba por 2,4 segundos por delante de Richard Burns, pero antes Subaru había pactado la victoria del británico.

No todos los pilotos son tan buenos como parecen, al menos a la hora de atender órdenes de equipo, que a más de uno le puede el ansia competitiva y de victoria antes que atender a sus jefes en bien del equipo

Robert Reid recuerda como el tetracampeón del mundo les “birló” la victoria en el Rallye de Argentina de 1999, cuando todo estaba dispuesto para la victoria de Burns y Reid.

Reid cuenta la anécdota, acordándose de aquel momento: ‘“Donde hay un finlandés, hay un tiburón”. ¿Eso suena algo mal, no? Probablemente, pero no estoy seguro de que deba tomarme toda la libertad para decirlo...

Déjenme explicarles: En 1999, Richard y yo estábamos en el equipo Subaru con Juha Kankkunen. Llegábamos de Mitsubishi, mientras que Juha se había mudado de Ford, y todos estábamos dispuestos a impresionar a nuestra nueva marca.

Richard y yo tomamos la delantera en Argentina, pero siempre fue una pelea cerrada con Juha, y también con Didier Auriol, que estaba allí con Toyota. A medida que avanzábamos hacia el último día, dejamos atrás a Didier, y quedó claro que Subaru se dirigía hacia el uno-dos en el podio. Pero nunca hubo mucho más de 10” de diferencia entre nosotros y Juha.

Richard tuvimos un problema con el motor de nuestro Impreza y nos dijeron que vigiláramos la posible avería. Para ayudar a aliviar la presión, a ambas tripulaciones se nos dijo que nos mantuviéramos en nuestras posiciones. Ganaríamos, y Juha sería el segundo.

Ese era el plan.

Robbie Head y Steve Turvey, nuestro equipo de notas para este rallye, fueron enviados al último tramo para sostener los tableros de tiempo, lo que nos dio a Juha y a nosotros nuestros tiempos objetivo.

Sabíamos lo que estaba sucediendo, así que fuimos sensatos y cuidamos el motor, estábamos en ello cuando pasamos por donde estaba Turvey. ¡Estaba tan cerca que casi lo atropellamos!

Al final de la etapa, Juha nos había vencido por 2,4”. Por supuesto, él hizo y dijo lo que cualquiera de nosotros hubiera hecho y dicho. Le dijo a David Richards: "Oh, no estaba presionando tanto. ¿Steve? No vi a Steve ... “

Kankkunen se ofreció a cambiar el resultado antes de llegar al control final, pero Richards no quería nada de eso. Y, de todos modos, para David y Subaru, que Kankkunen volviera a ganar después de tanto tiempo (Portugal 1994 fue su victoria anterior) fue una gran noticia.

Como podéis imaginar, Richard y yo nos sentimos muy tristes. Éramos jóvenes, impetuosos y queríamos la victoria. Fue más tarde, esa noche, en el bar, donde Juha admitió que había visto a Steve. Y Burns y yo respondimos con: “Donde hay un finlandés, hay un tiburón ...”

Nos llevábamos bien con ambos “Juhas” (Kankkunen y su copiloto Repo) y me pregunto si esa historia nos dio un impulso adicional. En los resultados que siguieron, de los cinco rallyes que terminamos, ganamos tres y terminamos segundos en dos.

De eso hace 20 años esta semana, cuando estábamos persiguiendo nuestro primer triunfo con Subaru y hubiera sido bueno conseguirlo en Argentina.

Afortunadamente Richard y yo no tuvimos que esperar mucho. La próxima vez que salimos en el Rallye de la Acrópolis, encabezamos el podio y pudimos regresar y ganar en Villa Carlos Paz el año siguiente’.