WRC

- Kevin Muñoz

Cancelado el primer bucle del Rallye de México

Un accidente de tráfico retrasa a la caravana del rallye a su llegada a León, por lo que los organizadores deciden no disputar el TC2 y TC3.

Si algo puede salir mal, probablemente saldrá mal. La Ley de Murphy ha hecho acto de presencia en el Rallye de México y los organizadores se han visto obligados a cancelar el primer bucle de la carrera después de que gran parte de la caravana de la prueba se haya visto atrapada en un accidente de tráfico que ha bloqueado la circulación hacia León.

La cita azteca se puso en marcha anoche con la disputa de dos pasadas a la súper especial en el Zócalo de Ciudad de México. Después del tramo espectáculo, los pilotos volvieron a la sede del rallye en León – a unos 400 km de la capital mexicana – en avión, mientras que los World Rally Cars, y el resto de vehículos participantes, debían hacerlo por carretera en camiones portacoches.

Pero con un viaje tan largo y unos horarios ajustados al límite, ha pasado lo esperado, al más mínimo problema inesperado ha afectado a la carrera. Con este plan, los organizadores del Rallye de México han optado por cancelar el bucle matinal – tarde en España – que constaba de dos tramos: TC2 - El Chocolate 1 (54.90 km) y TC-3 Las Minas 1 (19.68 km).

www.sutton-images.com\n | SUTTON
Los WRC no han llegado todavía al parque de asistencia de León

Ahora toca esperar a si finalmente toda la caravana del rallye llega sin más problemas y se puede completar sin contratiempos el segundo bucle del día a las 23:14 hora peninsular. La suspensión de la primera pasada por El Chocolate, el tramo más largo del rallye, deja sin mucho margen a la prueba norteamericana, que de suspender la segunda pasada, una situación posible a esta hora, reduciría tanto su kilometraje cronometrado que solamente se otorgarían la mitad de los puntos al final del rallye.

No es la primera vez que el Mundial se ve envuelto en un problema parecido después de haber trasladado la salida de una de sus pruebas a la capital del país. En la temporada 2007, el estadio de River Plate en Buenos Aires acogió la primera súper especial del Rallye de Argentina. Tras su celebración, los organizadores tuvieron que cancelar la mayoría de los tramos del día siguiente debido a las fuertes lluvias que retrasaron los vuelos hacia la sede de la prueba en Córdoba, a unos 700 km de la capital de Argentina.