WRC

- Kevin Muñoz

Apabullante Tänak

El piloto de Toyota domina a placer en la primera etapa del Rallye de Gran Bretaña y pone la directa a su cuarta victoria consecutiva. Thierry Neuville y Sébastien Ogier remontan posiciones. 

En otra liga. Ott Tänak ha vuelto a demostrar que a día de hoy es el gran rival a batir del Mundial de Rallyes. El piloto estonio ha volado con su Toyota Yaris WRC y ha completado la primera jornada de la penúltima cita del campeonato con una ventaja de 28.8 segundos sobre Thierry Neuville.

El jefe de filas de la marca japonesa no ha dado opción a sus rivales en la pelea por el título. Ha dominado de principio a fin, cosechando scratch tras scratch para llegar al parque cerrado de Deeside con una renta considerable que administrará en los próximos dos días.

También le ha sonreído la fortuna a Tänak, que no ha perdido tiempo pese a rajar un neumático y que ha visto como Elfyn Evans, segundo tras el bucle matinal, se veía obligado a abandonar en el enlace al primer tramo de la tarde por un fallo mecánico en su Ford Fiesta WRC.

Por detrás del líder, máxima igualdad entre cuatro pilotos que se disputan las otras dos plazas del podio. Neuville, que por la mañana había sufrido mucho con la puesta a punto de su Hyundai, ha ganado confianza en las especiales vespertinas y ha remontado hasta la segunda plaza.

El belga encabeza el grupo seguido muy de cerca por Jari-Matti Latvala, que rueda a 2.5 segundos. El finlandés y su compañero, Esapekka Lappi, que es cuarto, pueden llevar a cabo una gran labor de equipo este fin de semana si son capaces de restarles puntos a los rivales de Tänak. De momento, ambos están por delante de Sébastien Ogier.

El piloto catalán no ha podido completar la primera jornada de la cita británica. | Roberto Saavedra

El pentacampeón mundial se ha rehecho de los problemas con la caja de cambios sufridos esta mañana y es quinto a 38.2 segundos del líder de la prueba. El francés ha comentado que ha dado el máximo y que no podía ir más rápido con su Ford Fiesta WRC en los embarrados y húmedos tramos galeses.

El único equipo español participante en esta prueba, el formado por Nil Solans y Marc Martí, se ha visto obligado a abandonar tras sufrir un pinchazo en el que ha roto la válvula y los espárragos de sujeción de la rueda de su Ford Fiesta R5.

Mañana segunda etapa del Rallye de Gales, que será una jornada maratoniana con la disputa de nueve tramos que sumarán 150 km contra el crono. Además, los equipos deberán hacer frente a este desafío sin asistencia intermedia, totalizando más de 14 horas tras el volante.