WRC

- Kevin Muñoz

Alarma en M-Sport: el nuevo Fiesta R5 no gira

El debut mundialista de la última arma del equipo británico está siendo muy discreto, exhibiendo síntomas preocupantes.

Cuando hace unas semanas M-Sport presentó el Ford Fiesta R5 Mk8, todo era optimismo en las filas de Malcolm Wilson. Su antecesor, el primogénito de la categoría R5, había sido un éxito y tras seis largos años de alegrías y triunfos tocaba darle un heredero. Pero toda la ‘buena onda’ generada por su lanzamiento se ha visto envuelto, de repente, casi a la misma velocidad que se rueda en los tramos finlandeses, en preocupación y negatividad.

El nuevo Fiesta R5, en manos de Éric Camilli como oficial de la marca en WRC 2 Pro y con Takamoto Katsuta en WRC 2, ha tenido un debut mundialista más que discreto. Para muestra, un dato desolador: el piloto francés finalizó la primera etapa del Rallye de Finlandia a 2’15’’ del líder de la categoría, el Skoda Fabia R5 Evo de Kalle Rovanperä.

Camilli no está en ningún momento en los cronos de Rovanperä con el Skoda. | Jaanus Ree/Red Bull Content Pool

Creado e ideado para plantar a los coches de última generación de Skoda y Citroën, la primera toma de contacto real del Fiesta R5 con el Mundial está siendo un mal sueño para los hombres dirigidos por Richard Millener.

El director británico está ostensiblemente preocupado por la falta de velocidad de su nueva arma. Perdiendo más de un segundo por kilómetro contra el Skoda oficial, en el seno de M-Sport empiezan a no entender el prematuro fracaso de su vehículo.

Un error de base
Realizado sobre la nueva generación del Fiesta, la misma que se utiliza desde 2017 para la versión World Rally Car y desde esta temporada para los R2 del Junior WRC, la carrocería carece de la flexibilidad necesaria para acometer con destreza y habilidad las curvas, obligando a sus pilotos a pelearse con el volante para meter en vereda el coche.

Uno de los pilotos que lo probó en su fase de desarrollo comentaba, en el parque de asistencia de Jyväskylä, que el coche no giraba con la soltura que lo hacía su predecesor. De hecho, analizando las imágenes del nuevo Fiesta R5 con ingenieros con experiencia en la especialidad destacan que se le ve poco ágil en las curvas, lo que podría ser también problemas con las geometrías. 

M-Sport sabe que deben reaccionar para mejorar el rendimiento de su nuevo coche. | M-Sport

La falta de competitividad del Fiesta R5 puede ser un gran prejuicio para la economía y viabilidad del equipo M-Sport, que en los últimos años ha sustentado sus programas en la categoría reina, en gran parte, al éxito de ventas que ha resultado su vehículo de la clase R5. 

Pero si algo ha demostrado el preparador británico en todos estos años en la élite es que saben reaccionar y sobreponerse a los contratiempos. Así que en Finlandia ya hemos podido ver a M-Sport moviendo fichas entre algunos de sus pilotos habituales para continuar con las jornadas de test del nuevo Fiesta R5 y así mejorar los problemas que están sufriendo en Finlandia.