WRC

- Kevin Muñoz

Adiós al Polo R WRC, el más laureado de su especie

Cuatro temporadas le han bastado al World Rally Car de Volkswagen para reescribir los libros de historia del Mundial.

El 16 de enero de 2013 cambió para siempre la historia del Campeonato del Mundo de Rallyes. El tramo Le Moulinon - Antraigues – primera especial del Rallye Monte Carlo - con sus helados y parcialmente nevados 37.10 km fueron el escenario donde debutaron en competición los Volkswagen Polo R WRC.

Como si de un preludio de lo que estaba por llegar en los siguientes cuatro años, Sébastien Ogier y Julien Ingrassia sorprendían a todos – incluyendo al nueve veces campeón Sébastien Loeb - adjudicándose la victoria en el primer tramo que disputaba el World Rally Car del fabricante alemán.

Ese fue el primero de los 640 scratch que ha cosechado el Polo R WRC en sus cuatro campañas mundialistas. Para poner en perspectiva este dato, destacar que los pilotos de Volkswagen se han impuesto en el 66,80% de los tramos que han corrido desde 2013. Una barbaridad que está por debajo de la tasa de éxito de sus victorias, ya que el coche fabricado en Hannover ha sumado 43 triunfos en 52 participaciones en el WRC, es decir, ha logrado ganar el 82,70% de los rallyes celebrados.

Sébastien Ogier (F), Julien Ingrassia (F)\nVolkswagen Polo R WRC (2016)\n\nWRC Rally Australia 2016\nPhoto: Helena El Mokni | Helena El Mokni
Ogier ha cerrado el círculo logrando el último scratch del Polo R WRC

La máquina creada por Volkswagen es de largo, la más laureada de su especie. Además de los números scratch y victorias, también ha dominado en 51 ocasiones el Power Stage – tramos finales de los rallyes en los que se otorgan puntos extras a los tres equipos más rápidos – y, lo más importante, se ha adjudicado todos los títulos en juego en estos cuatro años: cuatro coronas de pilotos, cuatro de copilotos y cuatro de marcas.

El doblete en el Rallye de Australia es el mejor colofón posible al capitulo más exitoso de Volkswagen, una marca con 50 años de experiencia en el automovilismo. Su retirada del Mundial es una gran pérdida para la especialidad y el campeonato, pero sus Polo R WRC ya forman parte de los libros de historias del Campeonato del Mundo de Rallyes. ¡Hasta siempre, Polo!