Nacional de Asfalto

- J.M. Fernández Pellón

Treinta años sin Jesús Saiz

Hoy se cumplen 30 años del fallecimiento en accidente de Jesús Saiz. Ganador del Desafío Peugeot en el año 1988 a los mandos de un 205 GTI, el joven piloto cántabro nos dejó en víspera de su debut como oficial de Peugeot Talbot España en el Rallye Cataluña Costa Brava al sufrir una salida de carretera cuando probaba su nuevo coche.

Cuando un piloto cala hondo en su entorno y en la afición, es normal que se le tenga siempre presente en la memoria colectiva: ese es el caso de Jesús Saiz. Dos personas, Fernando Lobón, uno de sus grandes amigos, y su paisano Carlos del Barrio, por entonces arrancando su trayectoria como copiloto, se pusieron en contacto conmigo hace cinco años para recordarme que ese día 7 de febrero de 2014 se cumplían veinticinco años de su muerte. Ahora en 2019 son ya treinta años de aquel terrible accidente. Desafortunadamente, pese a ser también de la tierruca, no tuve la oportunidad de conocerlo personalmente (mi llegada a AUTOhebdo SPORT se produjo el verano de 1989), pero siempre escuché de todo el mundo muchas cosas buenas de él, especialmente la salidas de la boca de Javier Bueno, en aquella época redactor jefe de la revista.

Aymami Foto Racing

Piloto y periodista, que conoció muy bien Jesús, Fernando Lobón elaboró un bonito documento, ilustrado con fotografías de Joan Aymamí, donde se recuerda la carrera deportiva de este joven que vio truncada su vida cuando probaba su coche de competición y en el que destacan algunos testimonios de quienes le conocieron bien. Un reportaje, el realizado por el castellonense, que coincidió con el en las Copas Panda y Corsa, que publicamos en su día, en 2014 en nuestra edición de papel, y que ahora reproducimos, extractado, en nuestra web.

Jesús Sainz nació el 8 de septiembre de 1962 en Santander, siendo uno de sus primeros pasos en el automovilismo presentarse a la selección del Volante AUTOhebdo, donde llegó hasta la final. Ese mismo año, 1982, Jesús ya había hecho sus pinitos en los rallyes, a los mandos de un Seat Ritmo en las pruebas de Cantabria.

En 1983 dio el gran paso de adquirir un Seat Panda para disputar la Copa. Con ese coche, en su estreno, logró la sexta posición scratch en el Rallye de San Vicente de la Barquera y fue primero de la Copa en el Rallye Isla de Tenerife. Sin embargo, un accidente en el Rallye Corte Inglés le impidió disputar más pruebas ese año.

Aymami Foto Racing

El año 1984 fue uno de los más positivos para Jesús, a quien por cierto muchos conocían como Chus. Gracias al apoyo de Hercos Parayas, concesionario Seat de Santander, disputó toda la Copa Panda, logrando el título tras cuatro victorias: RACE, Villa de Llanes, Vasco Navarro y Valeo. Como muy bien recuerda Lobón en su artículo, el cántabro se convirtió así en el último de los cuatro vencedores del certamen monomarca del fabricante español, tras Carlos Sainz, Roland Holke y Juan Collín.

Campeón de la Panda y el Desafío

Los años 1985, 1986 y 1987 no le fueron nada fructíferos. Chus adquirió un Opel Corsa para disputar esa copa monomarca, una de las más competidas pero ese coche a él nunca le funcionó, seguramente por no disponer del presupuesto adecuado, pudiendo demostrar su valía en algunos pocos rallyes en los que la mala suerte en forma de averías le persiguió. Para colofón, un accidente con Carlos Sainz mientras entrenaba el Rallye Playa de Aro de 1987 le llevó a tomar la decisión de aparcar el Corsa y adquirir un Peugeot 205 GTI con el que debutó ese mismo año en el Príncipe de Asturias.

Aymami Foto Racing

Compartiendo el patrocinio del concesionario Peugeot de Torrelavega, Ramón González y Hermanos con Pedro Diego y Carlos del Barrio –que debutaban en el Nacional- Jesús Saiz y su copiloto Javier Robledano dominaron el Desafío de 1988. Además de llevarse el certamen de calle, Jesús luchó por su posición en la scratch, siendo destacables sus luchas contra los GT Turbo. Esto le permitió terminar el Nacional en la octava posición, tercero de Gr.N.

Jesús Saiz falleció a los 26 años la madrugada del siete de febrero de 1989 en las inmediaciones de la localidad gerundense de Fornells de la Selva, cuando regresaba de probar el coche con el que, al día siguiente, iba a debutar como piloto oficial de Peugeot Talbot España en el Rallye Costa Brava.

"El 205 GTI que con el que íbamos a participar en aquel primer rallye del año acababa de llegar de Madrid y decidimos salir a probarlo para confirmar que todo estaba en orden antes de las verificaciones del día siguiente", recuerda el que fuera su copiloto en aquellos tiempos, Javier Robledano. "Hicimos un par de tramos y todo fue perfecto. Terminadas la pruebas, Jesús quiso que nuestro jefe de mecánicos, Pedro Cascales, regresara con él para comentar algunos detalles del coche y yo me subí con los mecánicos en una de las furgonetas de asistencia. Desgraciadamente, ya muy cerca del hotel, en un camino de acceso, tuvieron un accidente y el coche volcó. Pedro sufrió un fuerte golpe en la cabeza y Jesús salió despedido, falleciendo en el acto".

Su triunfo en el Desafío y la salida de Borja Moratal del equipo Peugeot para competir con Opel le habían dejado con el privilegio y la responsabilidad de ser el primer piloto del equipo oficial y se esperaban de él grandes cosas en esa temporada 1989. Desgraciadamente no tuvo la oportunidad de demostrarlas.