Internacional

- Claudio Luna

Richard Burns, siempre en la memoria

Tal día como hoy de un ya lejano 2005, Richard Burns, excelente piloto británico de rallyes, fallecía después de un rápido deterioro físico a causa de un tumor cerebral.

Unos años antes, y en la misma fecha, ironías del destino, el simpático pelirrojo se proclamaba Campeón del Mundo de Rallyes en 2001 pilotando un Subaru Impreza WRC. Dos fechas separadas por cuatro años que se han recordado este 25 de noviembre en muchos lugares, pero sobre todo en su país de origen y en su ciudad natal, Reading.

Burns fue un talento en franca progresión hasta que ocurrió su fatal enfermedad que le llevó a dejar el mundo de la competición un par de años antes de su fallecimiento, con tan solo 34 años.

Richard estuvo presente en el Mundial de Rallyes desde 1990, cuando debutaba en el Rallye de Gran Bretaña, hasta 2003, en el momento de poner punto y final a su carrera en el Rallye Catalunya-Costa Dourada. Su última victoria coincidió con el año en que se llevó el título, en 2001, en el Rallye de Nueva Zelanda, y hasta entonces había conseguido 9 triunfos más el Safari, Acrópolis, Australia, Portugal o Argentina.