Rallyes

- Kevin Muñoz

Recordando la aventura de Robert Kubica en los rallyes

El bravo piloto polaco intentó consolidarse -sin suerte- en el Campeonato del Mundo de Rallyes tras el grave accidente que le apartó de la Fórmula 1.

Talento puro. Pocos pilotos más espectaculares y habilidosos han aparecido en el panorama automovilístico internacional en la última década. Robert Kubica lo tenía todo para haber sido Campeón del Mundo de Fórmula 1, pero un maldito guardarraíl se cruzó en su camino.

Tras salvar la vida después del grave accidente sufrido en el Rallye di Andora de Italia en 2011, el polaco decidió que su trayectoria en el automovilismo no se acabaría ahí. Pese a disponer de una movilidad mínima en su brazo derecho, Kubica dio probar suerte en su gran pasión: los rallyes.

En esta especialidad el ex piloto oficial de BMW Sauber demostró su talento y, sobre todo, velocidad. En su primer año se coronó campeón del WRC 2 y después disputó varias campañas con un Ford Fiesta WRC de M-Sport. Los accidentes y falta de regularidad fueron el gran hándicap de un piloto que fue capaz de ganar tramos del Mundial utilizando una sola mano. En los últimos meses, el polaco ha decidido centrarse en su vuelta a los circuitos y los últimos rumores lo sitúan en la Fórmula E.