Rallyes

- Kevin Muñoz

Los rallyes como ejemplo de no rendirse nunca

Una especialidad única, diferente al resto que saca lo mejor de cada uno de sus participantes. Los rallyes como un estilo de vida.

Todos los amantes de los rallyes sueñan con emular las hazañas de sus pilotos favoritos, llámense Carlos Sainz, Colin McRae o Sébastien Ogier. Pero si algo nos han enseñado leyendas de esta calibre es que esta es una especialidad única y diferente, en la que las cosas algunas veces no salen como uno tiene planteado.

Un pinchazo, una rotura de suspensión, el capó abierto y un sinfín de problemas pueden surgir durante la disputa de un rallye. Pero tanto pilotos como copilotos se repiten una y otra vez el mismo mantra: “No hay que rendirse”. Precisamente, el vídeo que encabeza este artículo trata de esto, de ese afán de superación y afrontar la adversidad de la que disfrutan los competidores de esta especialidad.