Internacional

- Claudio Luna

El Rallye de Gales, bajo la luz de la luna

La segunda jornada de la prueba británica presentará dos especiales totalmente nocturnas, después de un día maratón.

Después de un duro sábado en los bosques del centro de Gales, los participantes se dirigirán a la oscuridad para afrontar los más de 30 km cronometrados que cierran la jornada de 17 horas que pondrá a prueba la resistencia de los pilotos.

La penúltima cita de la temporada del WRC (26-29 de octubre) tendrá 20 tramos cronometrados que suman 306.13 kilómetros, con todas las pruebas clásicas asociadas con la carrera.

Deeside volverá a albergar el parque de asistencia y los traslados de apertura del viernes al sur para los tramos de Myherin, Sweet Lamb y Hafren. Todos se realizarán en dos ocasiones y entre ambos bucles habrá una zona de asistencia en Newtown. Después de reiniciar la marcha a las 06:10 horas del sábado, habrá dos bucles más con los famosos tramos de Dyfi y Gartheiniog en las montañas de Snowdonia que conducen a Dyfnant.

La corta especial y favorita de los aficionados, Cholmondeley Castle a través de la frontera con Inglaterra precederá a la segunda pasada a través de Dyfnant y los tramos de Aberthirran en la oscuridad. La asistencia terminará el día con los pilotos apagando sus motores a las 23:21 horas.

La jornada final del domingo se celebrará totalmente en el norte de Gales. Dos bucles de tres especiales terminan con una versión renovada del Power Stage de Brenig, que ofrecerá unas vistas impresionantes, ya que discurre junto a un gran lago.

El director ejecutivo del rallye, Ben Taylor, dijo que los espectaculares World Rally Cars 2017 conducirían a un mayor interés en una de las rondas más populares de la temporada.